El conseller de Salud, Familia y Bienestar Social, Martí Sansaloni, ha asegurado en el Parlament que los ciudadanos de Baleares dispondrán a lo largo de 2013 de la nueva tarjeta sanitaria identificativa, por la que los ciudadanos de las Islas están pagando 10 euros y de la que todavía no disponen, tal y como ha criticado la diputada del grupo parlamentario PSM-IV-ExM, Fina Santiago.

La sesión plenaria de este martes ha comenzado con un minuto de silencio por la muerte de Margalida Perelló Tous, primera víctima en Baleares de violencia de género.

Así, Sansaloni ha respondido a la primera pregunta en el inicio del segundo periodo de sesiones de la Cámara autonómica, tras el parón de las vacaciones de Navidad, quien ha asegurado que "se está trabajando para disponer de la nueva tarjeta sanitaria lo antes posible", ya que, según ha dicho, "es una de las prioridades de la Conselleria".

Sansaloni ha explicado que el retraso se debe a que los "expertos en el Ministerio están trabajando para determinar el conjunto de datos mínimos que tiene que contener la futura tarjeta y que no sólo se aplicarán en Baleares, sino que tendrán vigencia en toda España". "No queríamos precipitarnos. Hemos preferido esperar a la definición del Estado para hacerla", ha remarcado.

Por su parte, la diputada de la coalición nacionalista ha criticado que los ciudadanos de las Islas están pagando por un producto que no existe, lo que, a su juicio, bien podría ser una "estafa", motivo por el cual "algún inspector del Ib-Salut le tendría que sancionar", le ha espetado al conseller.

"Usted está estafando a la ciudadanía. Por hacerle pagar 10 euros por una tarjeta que no vale más de 80 céntimos, porque es de plástico. Dejen de hacer pagar a los ciudadanos, paren esta medida hasta que no esté en condiciones", ha reclamado.

Por último, el conseller de Salud ha señalado que ningún usuario de Baleares se verá perjudicado por el pago adelantado de la nueva tarjeta, ya que se instaurará un periodo de vigencia máximo para aquellas personas que ya han abonado a lo largo de 2012 los 10 euros. "No perjudicaremos a los ciudadanos, ya que la tarjeta tendrá una vigencia de cuatro años", ha apostillado.