Oriol Pujol.
El secretario general de CiU, Oriol Pujol. ACN

La Fiscalía ha pedido finalmente a la juez que impute al presidente del grupo parlamentario de CiU en el Parlament y secretario general de Convergència Democrática de Cataluña (CDC), Oriol Pujol, por su implicación en el 'caso ITV'.

Pujol es señalado como una pieza separada del 'caso Campeón' Oriol Pujol es señalado en una pieza separada del 'caso Campeón' como "colaborador necesario" en la mediación entre un grupo de empresarios y la Generalitat para conseguir de forma presuntamente irregular la adjudicación de estaciones de ITV en Cataluña.

En su escrito, el fiscal señala que hay suficientes indicios para la imputación de Oriol Pujol por un delito de tráfico de influencias, después de que la titular del juzgado de instrucción número 9 de Barcelona, que investiga el caso, le pidiera que se pronunciara sobre esa cuestión.

La juez deberá remitir ahora el caso al TSJC, instancia a la que corresponde resolver si cita a declarar como imputado al dirigente convergente por su condición de aforado, dado que es diputado en el Parlament y ejerce de portavoz del grupo de CiU en la cámara catalana.

Suficientes indicios

En su escrito, el fiscal señala que hay suficientes indicios para la imputación de Oriol Pujol en un delito de tráfico de influencias, después de que la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, que investiga el caso, le pidiera que se pronunciara sobre esa cuestión.

El fiscal, Fernando Maldonado, ha contestado hoy al requerimiento de la juez instructora en un informe en el que apunta indicios que relacionan al diputado convergente con un intento de adjudicación fraudulenta de estaciones de ITV a empresarios próximos a él, que no llegó a consumarse.

La juez deberá remitir ahora el caso al TSJC, instancia a la que corresponde resolver si cita a declarar como imputado al dirigente convergente por su condición de aforado, dado que es diputado en el Parlament y ejerce de portavoz del grupo de CiU en la Cámara catalana.

En una primera reacción, poco después de conocerse la solicitud de la Fiscalía, Oriol Pujol, que participaba en una reunión de su partido, ha afirmado que, si finalmente le imputan, le servirá para poder defenderse de una acusaciones de tráfico de influencia que este lunes ha vuelto a negar.

Nadie debe estorbar en el proceso histórico iniciado por CDC Pujol ha afirmado que es consciente de que la opinión pública tiende a equiparar al imputado con culpable, aunque no sea así, y que entiende que "nadie debe estorbar en el proceso histórico que ha iniciado CDC", pero no ha revelado si abandonará algún cargo si se confirma la imputación.

En esta investigación, que se inició en verano de 2011 a raíz de una conversaciones intervenidas en el llamado 'caso Campeón', la juez busca averiguar si la trama de empresarios y cargos de la Generalitat imputados trataron de influir para amañar en su beneficio un concurso de adjudicación de estaciones de ITV que estaba recurrido ante los tribunales.

La magistrada mantiene todavía en secreto la parte de la causa que alude a la supuesta relación con la trama del secretario general de CDC, al que un informe de la Agencia Tributaria incluido en el sumario sitúa como "colaborador necesario" de la red.

Servicio de vigilancia aduanera

En la parte de la causa que permanece secreta, la juez y el fiscal son los únicos que han tenido acceso a un informe del Servicio de Vigilancia Aduanera que la instructora encargó para delimitar la intervención de Oriol Pujol, en la trama en base a las alusiones que hicieron sobre él en sus conversaciones los imputados y cualquier documento que lo vincule al caso.

En la causa de las ITV están imputados, por los delitos de tráfico de influencias y falsedad documental, entre otros, el exnúmero 2 de la Diputación de Barcelona, Josep Tous -cuya ratificación en el cargo quedó en suspenso al destaparse el caso-, el subdirector de Seguridad Industrial de la Generalitat, Isidre Masalles, y los empresarios Ricard Puignou, Sergi Pastor y Sergi Alsina.

Según se desprende de la investigación, Oriol Pujol asistió supuestamente a un almuerzo en un restaurante con dos de los imputados en la trama, cuyos integrantes se referían al secretario general de CDC con el nombre de 'Zumosol' o con sus iniciales O.P. en sus conversaciones telefónicas, que tenían intervenidas.