La Comisaría General de Seguridad Ciudadana ha decidido archivar sin aplicar sanción alguna la investigación interna abierta para esclarecer la actuación de los agentes antidisturbios que irrumpieron en el interior de la estación de Atocha en Madrid tras los disturbios originados el 25 de septiembre después de una concentración frente al Congreso de los Diputados, han informado fuentes de la Dirección General de la Policía.

Estas mismas fuentes han precisado que este archivo se produce después de una "exhaustiva investigación" de meses en la que, entre otros motivos, se ha dado mucho peso al informe facilitado por Renfe sobre lo ocurrido aquella noche. En el mismo se indica que unas 300 personas accedieron a la estación "forzando los tornos", "cruzando indebidamente las vías", y "agrediendo" a vigilantes de seguridad y policías.

Tres informes

La investigación se ha basado en tres fuentes, la primera de ellas son las grabaciones de las comunicaciones que se realizaron a través de la Sala del 091. En la información recabada por la Policía consta como a las 21.17 horas de esa noche se informa de la presencia de un centenar de personas corriendo hacia la Estación de Atocha por el Paseo del Prado de Madrid.

A las 21.38 horas otro grupo de agentes alertó de la bajada por la calle Alfonso XII de "sujetos que han estado cogiendo piedras en el parque del Retiro y corren hacia Atocha". Posteriormente, a las 22.24 se informa de nuevo del "lanzamientos de piedras en Atocha y de la presencia de 400-500 personas en el lugar". Ese comunicado indica además que "hay un policía herido por una piedra" y "cruce de vallas cortando la Avenida de Ciudad de Barcelona".

Han estado cogiendo piedras en el parque del Retiro y corren hacia AtochaLa segunda justificación es un Informe de la Dirección de Protección Civil, Seguridad y Prevención de Renfe en la que se indica que a las 22:20 manifestantes cortaron la calle "con una barricada a la altura del Ministerio de Agricultura". Añade este documento que en la cúpula de la estación "los manifestantes lanzan objetos contra la Policía" y que, "entre 200 y 300 manifestantes acceden a la estación saltando y forzando los tornos".

"Las grabaciones de las cámaras observan personas que cruzan indebidamente las vías y durante el intento de desalojarlos de los andenes agreden a policías y vigilantes. En esas grabaciones, según Renfe, no se observa "ningún empleo de fuerza por parte de los efectivos contra los manifestantes", llega a firmar el operador ferroviario  a pesar de que las imágenes recogidas por testigos de los hechos muestran a los uniformados y al personal de seguridad privada de la estación golpeando indiscriminadamente a varios pasajeros.

La tercera fuente de información es un informe del inspector del grupo tercero de la primera Unidad de Intervención Policial (UIP), quien defiende que "no se deduce extralimitación en el empleo de la fuerza por parte de los agentes al repeler las agresiones".

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) había denunciado que las cargas en los andenes debían "costar el cargo al alguien" por su desproporción.

Agresiones impunes

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, adelantó el pasado 14 de enero en conversación con los lectores de 20minutos.es que, desde que está en el puesto (ha cumplido un año), no se había materializado "ningún expediente disciplinario" a ningún agente antidisturbios.

Hasta el momento, según pudo constatar este diario, la Dirección General de la Policía no a sancionado, por ejemplo, a los agentes que golpearon y detuvieron al periodista Gorka Ramos en agosto de 2011 durante la concentración ante el Ministerio del Interior.

También se han librado los que apalizaron a una joven y a su novio cuando regresaban a su domicilio tras la manifestación contra la actuación policial durante la marcha laica celebrada durante la visita del Papa Benedicto XVI a Madrid (18 de agosto de 2011). En esa misma acción, varios agentes (todos identificados gracias a los vídeos y las fotografías de los testigos) zarandearon y agredieron al fotoperiodista Daniel Nuevo, que registró los hechos con su cámara.

Las redes sociales están llenas de vídeos denunciando posibles extralimitaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado grabadas, en ocasiones, por los mismos que las padecieron. En el caso de Atocha, y en base al informe policial, al menos dos fotógrafos que se identificaron como tales y que estaban en los andenes han recibido una propuesta de sanción por desobediencia, alteración de la seguridad y desórdenes.

Consulta aquí más noticias de Madrid.