Alexandra Jimenez: "Cuando intento mentir, sobreactúo y se me nota más"

  • 'Familia' es el nuevo proyecto de la actriz, que interpreta a una abogada que ejerce de consultora y psicóloga para una peculiar familia.
  • "Se trata de reflejar lo más fielmente posible la realidad para que el espectador se vea reflejado", asegura Alexandra Jiménez.
Una imagen de Alexandra Jiménez caracterizada como Carlota en 'Familia'.
Una imagen de Alexandra Jiménez caracterizada como Carlota en 'Familia'.
TELECINCO

Es la guapa y simpática actriz que cada semana encandila en la piel de Carlota, una joven madre soltera que lucha por sacar adelante a su hijo y a toda su peculiar familia, que recurre a ella como solución a todos los problemas. Alexandra Jiménez protagoniza Familia, en Telecinco (miércoles a las 22.30 h).

En la 'Pecera de Eva' hacía de psicóloga. En Familia es abogada, pero al final hace de psicóloga... ¿Le van convalidar el título?

Eso espero, porque me lo estoy currando un montón... (risas).

Carlota, su personaje, es la típica persona en la que todo el mundo se apoya y le cuenta sus problemas. ¿Le pasa a usted también?

Creo que todos en algún momento hemos ejercido ese rol, o conocemos a alguien que siempre acaba ejerciéndolo. Yo de pende de la temporada, pero no soy como Carlota en ese sentido. Yo soy de llorar mucho y de apoyarme mucho.

En 'Familia', la interpretación de los personajes es fundamental...

Es lo más importante. Los personajes y los conflictos que viven. Se trata de reflejar lo más fielmente posible la realidad para que el espectador se vea reflejado o reconozca fácilmente los personajes y las situaciones. La vida misma potente de por sí, sin que te tengan que ocurrir grandes situaciones. Enfrentarte al día a día ya es una aventura y en eso se basa la serie.

¿El secreto es buscar la conexión con los espectadores?

Ya sea en cine, teatro o televisión, la pretensión siempre es la misma: reflejar la realidad, ése es nuestro trabajo. Unas veces está más orientado hacia la fantasía y otras más anclada a la realidad, como es el caso, pero al final lo que se pretende es contar una historia y que el espectador la reconozca.

Carlota, Ramira, Tina, África, Valeria... siempre le ponen nombres curiosos.

Siempre me ponen nombres originales, bonitos y especiales.

¿Le resulta raro que la gente le conozca por un nombre que no es el suyo?

Es difícil ser consciente de la cantidad de gente que te conoce por el nombre de un personaje. Hay algo bonito en eso. Antes pensaba "a lo mejor algún día sabrán cómo me llamo yo en lugar de cómo se llama el personaje", pero cada vez me va pasando más lo contrario, que me conozcan por el nombre del personaje, porque es una buena señal.

Alexandra tampoco es un nombre común, ¿tiene alguna historia?

La verdad es que no (risas) a mis padres les gustaba y así me llamé.

Interpretar es falsear emociones, ¿le sirve para algo esa capacidad en el día a día?

Te refieres a mentir descaradamente, ¿no? (risas). Pues mira, a mi por ejemplo es algo que se me da fatal. Se me suele notar mucho. En cualquier caso no tiene nada que ver, porque en mi vida soy yo, no un personaje y mi cabeza no está con el 'clic' de interpretar. Cuando intento mentir sobreactúo y se me nota más (risas).

¿Ha aprendido alguna habilidad práctica en sus papeles?

En Fuera de carta aprendí a cortar los alimentos antes de cocinar con más gracia de la que tenía. Además, en La Pecera de Eva aprendí muchísimo en el tema de la improvisación.

¿Aún baila?

No, lo dejé y no he vuelto a bailar desde hace muchos años.

¿Se parecen el trabajo de bailarina y el de actor?

Tienen bastante que ver. Son dos maneras de expresarte y de intentar transmitir. Especialmente están relacionadas la danza y el teatro, la forma en la que controlas tu cuerpo, el espacio y la energía.

¿Qué hacía una maña de pelo rubio perdida en Cuba?

(Risas) Yo seguía los pasos de la danza profesional y acabé allí por circunstancias de la vida, y allí donde no pude seguir adelante. Primero por una lesión y segundo porque me replanteé muchas cosas. Fue una experiencia muy importante, hubo un antes y un después.

¿Lleva la cuenta de las veces que le han preguntado por el final de 'Los Serrano'?

No, esta pregunta siempre toca. Incontables.

¿Cuál es el lado oscuro de la fama?

Sinceramente no siento ninguna molestia, tal vez porque no tengo ese grado de fama como para no poder hacer mi día a día. Hago exactamente lo mismo de siempre, las cosas más cotidianas que te puedas imaginar. Lo único que cambia es que te puedan mirar u oir de repente cómo murmuran... Normalmente siempre es agradable, la gente se te acerca con cariño.

¿Alguna vez le ha venido bien ser conocida?

De vez en cuando les hace gracias y te invitan al postre o al café, pero tampoco es que hagan unos aspavientos... (risas).

¿Y qué tal lleva las críticas y los elogios?

Pues las críticas, mal. Te mentiría si te dijera que las llevo bien, así que he optado por no leer nada.

¿Cuáles son aficiones?

La fotografía. Desde hace un año estoy estudiando y me gusta mucho. Además, estoy con un club de fotografía que se llama Trampantojoclub y ya vamos a hacer nuestra segunda exposición.

BIO: Zaragozana de nacimiento, empezó desde pequeña estudios de ballet, que al crecer la llevaron a viajar a Cuba para trabajar como bailarina. Después cursó estudios de interpretación y comenzó su carrera como actriz, que la llevó a series como Compañeros, Los Serrano, La pecera de Eva o Familia, entre otras muchas. En cine, hemos podido verla en Fuera de carta, Spanish Movie, No controles o Promoción fantasma, entre otras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento