Maite Zaldívar movió dinero de Julián Muñoz a Suiza, pero "sin saber si este era legal"

  • El abogado de Maite Zaldívar se ha quejado de que se exija a su cliente que sospechara de su exmarido y fiscalizara sus cuentas.
  • Según este, la malagueña creía que el dinero era lícito.
La exesposa de Julián Muñoz, Maite Zaldívar (dcha). conversa a la salida de la Audiencia de Mälaga.
La exesposa de Julián Muñoz, Maite Zaldívar (dcha). conversa a la salida de la Audiencia de Mälaga.
Jorge Zapata / Efe

El abogado de Maite Zaldívar, procesada por blanqueo de capitales junto a su exmarido, Julián Muñoz, y la tonadillera Isabel Pantoja, ha admitido este lunes que su clienta creó sociedades y movió dinero del exalcalde de Marbella (Málaga) a Suiza, pero sin conocer su posible procedencia ilícita.

Alfredo Herrera ha destacado durante sus conclusiones que Maite Zaldívar "sólo era la mujer de Muñoz, un político que trabajaba para su pueblo y ganaba dinero como otros".

Aunque se ha preguntado si su cliente no pudo creer que el dinero fuera fruto de sobresueldos, pero no ilícito "como el que se ha pagado ahora a otros partidos".

En este sentido, el letrado ha recordado que en aquellos tiempos no se habían iniciado procedimientos penales contra Muñoz y que además "en aquella época no se dudaba como ahora de la honestidad de un político".

Se ha quejado de que se le exija que sospechara de su marido y ha pedido la libre absolución de su cliente.

Ha reconocido que su patrocinada, tras el divorcio, intentó poner a salvo de Muñoz el dinero que quedaba en casa y que fue su hermano, Jesús Zaldívar, también procesado por blanqueo, quien le quiso ayudar para que tuviese algo, pero que éste no se quedó nada.

Además, ha subrayado que los dos pensaron que el dinero podía proceder de sus actividades políticas legales y sus negocios con promotores inmobiliarios, "lo que creó una apariencia de respetabilidad ante su familia", ha apostillado el letrado.

Alfredo Herrera ha mantenido que Zaldívar creía que el dinero era propio y lícito y ha resaltado que nunca desconfió de su esposo, en un momento que tampoco lo había hecho ningún organismo público.

El letrado ha preguntado en voz alta qué tendría que haber hecho su cliente, si tirarlo por la ventana, dárselo a la Policía, a Hacienda o entregárselo a su vecino, y ha recordado que "en esta sala se juzga a personas, no a robots".

Ha criticado que se le exija que fiscalice las cuentas de su marido, pese a la presunción de veracidad derivada de su cargo público, como si fuera el único que ganara dinero en la época dorada de la etapa del Grupo Independiente Liberal (GIL).

Ha admitido que, desde la óptica actual, las cosas se ven de otra manera y ha admitido que con la llegada del exalcalde de Marbella Jesús Gil, éste "convirtió a la ciudad en su dominio privado" y que "la hizo un foco de corrupción", pero que este conocimiento no existía entonces.

Ha relatado que cuando su marido anunció la relación extramatrimonial ella, que había pasado desapercibida en los negocios de Muñoz tras veinticinco años de matrimonio, vio amenazada su estabilidad familiar.

El abogado ha añadido que Maite Zaldívar sólo hizo lo que podía hacer, como muchas mujeres abandonadas, "coger el dinero y ocultarlo a su marido".

El martes está previsto que el juicio continúe con el informe del abogado defensor de la tonadillera Isabel Pantoja y, seguidamente, el presidente del Tribunal, Federico Morales, dará la palabra a los procesados para que ejerzan su derecho a su último alegato y previsiblemente quedará visto para sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento