At the Fridge, 2009. From the series Home Works
Foto de Joakim Eskildsen, uno de los alumnos de la Escuela de Helsinki © Joakim Eskildsen. Courtesy: Gallery TAIK

El departamento de Fotografía de la Facultad de Artes, Diseño y Arquitectura de la Universidad Aalto de Helsinki (Finlandia)  —el nombre en finés es Aalto-yliopiston taideteolliseksi korkeakouluksi— es, desde 1995, uno de los centros de enseñanza con más renombre del mundo. Merece esta condición: se trata de una institución educativa donde se anteponen la creatividad y la reflexión a la técnica y se fomenta que los alumnos se reinventen y utilicen la fotografía como una herramienta de crecimiento artístico.

Nueve de los alumnos del departamento, conocido informalmente como Escuela de Helsinki, están exponiendo en Nueva York. Participan en la muestra colectiva New Wave Finland: Contemporary Photography from the Helsinki School (Nueva Ola de Finlandia: fotografía contemporánea de la Escuela de Helnsiki). La muestra, que organiza la Scandinavia House y puede verse hasta el 6 de abril, pretende demostrar la pujanza e inventiva de un centro que rompe la tradición didáctica para apostar por la imaginación.

Ocho fineses y un danés

Los participantes en la colectiva, que exponen 40 trabajos en total, son: Pasi Autio, Joakim Eskildsen, Tiina Itkonen, Hannu Karjalainen, Kalle Kataila, Anni Leppälä, Niko Luoma, Riitta Päiväläinen y Mikko Sinervo. Todos son fineses con la excepción de Eskilden, que nació en Dinamarca.

La cámara es una herramienta conceptual y un ojo pensante El acercamiento a la fotografía de los artistas —término que la Escuela de Helsinki prefiere al de fotógrafos— revela su procedencia. Casi todos prefieren la imagen conceptual antes que la documental. Esta es una de las señas de identidad del centro de estudios, donde la cámara es presentada al alumnado como "una herramienta conceptual y un ojo pensante" y cada nueva promoción es animada "a la reinvención y la ruptura de los límites del proceso fotográfico", señalan los organizadores de la muestra neoyorquina.

Rigurosos criterios profesionales

La exposición tiene la marca de la casa —abundan los trabajos autoreflexivos y tendentes a la experimentación— y los trabajos están seleccionados por Timothy Persons, jefe de estudios de la escuela y director de la galería TAIK, centro de exhibición, con sedes en Berlín y Helsinki, montado por la universidad para promover con riguosos criterios profesionales a los alumnos. La galería tambén es una importante editorial, que ha editado unos sesenta fotolibros de alumnos desde su fundación.

Son procesos innovadores para la educación del futuro Parsons destaca que la Escuela de Helsinki intenta buscar "procesos innovadores para la educación del futuro" basados en el "diálogo constante y compartido entre estudiantes y profesores" en un "clima abierto". Añade que pese a la diversidad de enfoques, temas y estilos de los artistas, "todos comparten una gran fascinación por el paso del tiempo a través de la luz y la autoreflexión".

Parsons se siente orgulloso de que la escuela haya convertido en un estándar educativo la idea de que es necesario "cerrar los ojos para ver". Los alumnos del centro deben trabajar en un concepto antes de hacer las fotos que lo expresen, saber cómo presentar los trabajos y series, escribir statements que vendan su obra y estudiar historia del arte y la fotografía. Una de las últimas figuras salidas de la Escuela de Helsinki es Elina Brotherus.