La Justicia obliga a Parla a cargar sola con las deudas de su tranvía

Imagen de archivo de uno de los convoyes del tranvía de Parla.
Imagen de archivo de uno de los convoyes del tranvía de Parla.
Tranvía de Parla S.A.

El juzgado Contencioso Administrativo número 20 de Madrid ha desestimado el recurso presentado por Tranvía de Parla S.A. por la que la entidad pretendía que el Consorcio Regional de Transportes asumiera parte de su financiación y deuda.

En la sentencia el juez entiende que el acuerdo de construcción del tranvía solo obliga al Consorcio a financiar el 50% de los desequilibrios de los gastos de explotación y los ingresos por tarifas. El otro 50% le corresponde al Ayuntamiento. Por ello, y dado que este organismo ni es titular de las obras, establece que no se le puede exigir responsabilidad solidaria compartida con el Ayuntamiento.

El juez dictamina que, en este sentido, el Consorcio está al corriente de todas sus obligaciones. "En ningún caso el Consorcio Regional de Transportes financiará las inversiones de las obras, de las instalaciones o de la primera adquisición de material móvil", aclara el texto recogido por la agencia Europa Press.

Por tanto, no cabría reconocer la obligación de pago por el Consorcio de cantidades en concepto de aportaciones inicial y adicional, canon inicial (la subvención de capital para financiar inversiones), los gastos de demora en el pago de facturas o los intereses legales de demora y billetes entregados.

La sentencia desestima el recurso contencioso administrativo que interpuso en su día Tranvía de Parla S.A. (sociedad formada por Global Vía, Caja Castilla La Mancha Corporación y Detren Servicios Ferroviarios) y mediante la cual intentaba cuadrar las cuentas de la sociedad.

Ahora, en cambio, el Ayuntamiento deberá responsabilizarse en solitario de la situación de la concesión, aunque la empresa estudia recurrir el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Parón y encierro en Sol

El Tranvía de Parla supuso una inversión para la empresa concesionaria de 130 millones de euros.

Procedentes de los beneficios derivados de los desarrollos de suelo para la construcción de la línea de tranvía, el Ayuntamiento de Parla, dirigido entonces por el actual secretario del PSM, Tomás Gómez, se comprometió a abonar los 88 millones de euros restantes hasta 2037, así como una compensación por explotación en concepto de tranvía/kilómetro durante los cinco primeros años.

En diciembre de 2011, el Ayuntamiento acumulaba una deuda de 48 millones de euros con el tranvía. La empresa, a su vez, no podía pagar a Alstom, que le realizaba parte del mantenimiento, por lo que los convoyes tuvieron que quedarse en las cocheras durante casi dos días.

El hoy alcalde de la ciudad, José María Fraile, llegó a encerrarse en la Puerta del Sol, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, para exigir que el Consorcio subvencionase el billete el tranvía —y redujese, por tanto, el déficit entre los gastos de explotación y los ingresos por tarifas— en los mismos porcentajes por usuario que se aplican a los metros ligeros de Boadilla o Aravaca. La medida no resultó efectiva.

Finalmente, Alstom volvió a poner los trenes en marcha gracias a un acuerdo por el que el Ayuntamiento reconocía una deuda de casi 7 millones de euros, establecía un calendario de pagos y se comprometía a resolver el contrato con el operador de mantenimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento