El corazón
Tomografía de un corazón. Archivo

Las llamamos arritmias y son un trastorno del ritmo cardíaco, tanto porque disminuye, se acelera o simplemente es irregular. Estas alteraciones de la frecuencia cardíaca tienen lugar cuando se presentan anomalías en el sistema de conducción eléctrica del corazón.

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente en España; la sufren un millón de personas de más de 40 años. Pero lo más sorprendente es que de ese millón de personas hay un 10 % que no está diagnosticado.

El no diagnosticado suele ser varón, no diabético, fumador y sin antecedentesAsí lo señala el estudio OFRECE (Observación de Fibrilación Auricular y Enfermedad Coronaria en España), el primero que aporta datos reales y representativos sobre la prevalencia de la fibrilación auricular y de angina de pecho.

Según la doctora Eulàlia Roig, directora de la Agencia de Investigación de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), se trata de una alta prevalencia de una enfermedad que puede acarrear graves problemas cardiovasculares, especialmente entre la población mayor. Los pacientes con fibrilación no diagnosticada son en su mayoría varones, no diabéticos, fumadores y sin antecedentes de insuficiencia cardíaca.

Hipertensión, sobrepeso y colesterol

El análisis de la SEC, en colaboración con médicos de Atención Primaria, también analiza la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular de estos enfermos y constata que la hipertensión arterial está presente en el 45% de los casos, el sobrepeso en el 42%, la hipercolesterolemia en el 39%, la obesidad en el 33% y la diabetes en el 15%.

Supone un problema asistencial de gran magnitud que irá en aumento en el futuroSegún Roig, los resultados del estudio aportan información crucial para establecer una estimación ajustada de las necesidades y la correcta distribución de los recursos sanitarios y así mejorar la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

La doctora señala que la marcada prevalencia de estas enfermedades en edades avanzadas, junto con el envejecimiento progresivo de la población, pone de manifiesto un problema asistencial de "gran magnitud que va a ir en aumento en el futuro".

Los expertos han constatado que la prevalencia ajustada de fibrilación auricular en España es del 4,4 %, sin diferencias de género (el 4,5 % en hombres y el 4,4 % en mujeres) y que esta se incrementa progresivamente a partir de los 60 años, de forma que en los mayores de 80 años llega a ser del 17,7 %.

El estudio también ha observado la prevalencia de angina de pecho estable, que se sitúa en el 1,4% de la población mayor de 40 años. Este síntoma típico de cardiopatía isquémica es más frecuente entre los hombres (1,5% frente al 1,3% en mujeres) y también aumenta de forma progresiva con la edad.