Él último desafío
Arncold Schwarzenegger vuelve a ser protagonista de una película de acción. DeAplaneta

Han pasado diez años desde que Arnold Schwarzenegger protagonizó una película, era Terminator 3: la rebelión de las máquinas. Ahora, retirado ya de su carrera como político, uno de los grande iconos del cine de acción de todos los tiempos ha vuelto a ponerse ante las cámaras. Pero su primer largometraje en estrenarse, El último desafío (The Last Stand) —y esperando que el título no sea premonitorio—, no ha logrado atraer a los espectadores norteamericanos durante el primer fin de semana de su estreno.

Exhibiéndose en la considerable cifra de más de 2900 salas, El último desafío sólo ha podido debutar situándose en el noveno lugar de la lista de las más taquilleras con una recaudación de 6,1 millones de dólares —unos 4,6 millones de euros—, y arrojando una discretísima cifra de 2.913 dólares de promedio por sala. Aunque el coste de esta producción ha sido mediano, entre 30 y 45 millones de dólares.

En 'El último desafío' el papel de villano es interpretado por Eduardo Noriega El actor, a sus 65 años, ha vuelto para interpretar a uno de los tipos de personajes que le ha hecho célebre: un action man puro  y duro. En El último desafío es el veterano sheriff Ray Owens. Con el objeto de dejar atrás unos trágicos hechos acontecidos recientemente en su labor como agente del departamento de narcóticos de Los Angeles, Owens abandona la ciudad para instalarse en una pequeña población fronteriza con México.

Uno de esos lugares en los que aparentemente nunca ocurre nada, pero en esta ocasión todo va a complicarse debido a la presencia de una violenta banda de mercenarios liderados por el despiadado narcotraficante Gabriel Cortez, un personaje que interpreta el actor cántabro Eduardo Noriega.

Para los más cinéfilos, El último desafío también tenía un interés añadido porque suponía el debut en Hollywood del director surcoreano Kim Jee-won, cineasta de culto por títulos como El bueno, el malo y el raro , western asiático y a la vez homenaje a los spaghetti western que fue una de las películas más taquilleras de la historia en su país de origen; o Encontré al diablo, recibida con gran éxito en festivales como el de San Sebastián, Toronto o Sundance.

Ninguna ha llegado ha estrenarse comercialmente en nuestros cines, pero sí que lo han hecho directamente en el mercado doméstico, en DVD y Blu ray.

En cuanto a El último desafío, producida por di Bonaventura Pictures y distribuida por Lionsgate, la crítica le ha dado un aprobado justo. Así, en el portal Metacritic obtiene una media de 55 puntos sobre 100, mientras que en la también conocidísima página de Rotten Tomatoes le otorgan 57. Mientras, ¿Nadie desea ver a Arnold? se preguntan algunos ejecutivos en Hollywood.

Schwarzie contraatacará

Una tendencia que muchos esperen que cambien o de lo contrario futuros proyectos del actor podrían peligrar, o hundirse igualmente en taquilla, como sería el caso de un retorno a las sagas de Conan el bárbaro y de Terminator.

También Triplets, la secuela de la comedia Los gemelos golpean dos veces; la intriga y acción de Ten, inspirada en la novela Diez negritos de Agatha Christie o de Tomb, una película también de acción que le emparejaría de nuevo con Sylvester Stallone y que tiene previsto estrenarse a finales de septiembre en Estados Unidos.

Recientemente, Schwarzenegger había aparecido brevemente en las dos partes de Los mercenarios, protagonizadas precisamente por Stallone.

Por su parte, El último desafío llegará a las pantallas españolas el próximo 1 de febrero.