Dirigentes del PP, con Barcenas en el centro de la imagen
Dirigentes del PP: Rajoy, Cospedal y Sáenz de Santamaría (izda), Arenas, Floriano y Pons (dcha), con Barcenas en el centro de la imagen. ARCHIVO

Nadie los había visto, nadie había recibido ninguno y a nadie se los habían ofrecido; los sobres de dinero negro no han pasado nunca por las manos del PP, o al menos eso es lo que juran y perjuran dirigentes este jueves y viernes en el partido. Y visiblemente enfadados.

En 2013, la intermunicipal del PP en Almería se preveía como una reunión tranquila en la que se iba a hablar, sobre todo, de reforma local, y los populares aprovecharían la ocasión para seguir defendiendo las políticas de Mariano Rajoy.

El caso Gürtel y Luis Bárcenas trastocaron esos planes. Todos hablan de las cuentas en Suiza del que fue su tesorero y todos clamaron contra las informaciones que apuntan al pago de sobresueldos en dinero negro a dirigentes populares.

"Yo nunca he recibido ningún sobre", ha sido una de las frases más repetidas este viernes por dirigentes 'populares'Cuando se les preguntó por los ánimos en el partido, al principio aseguran estar "bien", aunque después muchos dirigentes admiten que las informaciones de los últimos días (las cuentas de Bárcenas en Suiza y el supuesto cobro de los sobres) les han caído como un jarro de agua fría.

Mariano Rajoy, "extraordinariamente tranquilo"

El que estaba "extraordinariamente tranquilo" ante todo este asunto, según aseguró un miembro de la cúpula del PP, era el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Y si alguien buscaba un culpable de este desaguisado, todos, sin fisuras, apuntan a Bárcenas. "El que la hace la paga", ha dicho Cospedal en la inauguración de este acto, mientras los demás dirigentes han reclamado en los pasillos de la Intermunicipal que todo el peso de la Justicia caiga sobre su extesorero.

En un partido como éste, donde las declaraciones de sus dirigentes estaban muy medidas, fueron muchos los 'populares' que se apresuaron a subrayar, ante cualquier periodista que quisiera preguntar, que no cobraron nunca, en su vida en el partido, dinero que no haya pasado por la lupa de Hacienda.

La primera respuesta, en la mayoría de los casos, ha sido personal: "Yo nunca he recibido ningún sobre". La segunda, a preguntas de los informadores, fueron correctas: "Estoy seguro de que con los anteriores tampoco". Porque en esta cita de Almería hay dirigentes de los de ahora, pero también de la anterior cúpula.

Arenas y Cospedal, vistos con lupa

Los de María Dolores de Cospedal recordaban que ella fue la que sacó a Bárcenas de la calle Génova. Y entre los que estuvieron con Javier Arenas cuando era secretario general, alguno se enerva cuando se le pregunta si lo de los sobres pudo pasar entonces. "Entonces tampoco", espeta.

¿Podrá espantar Rajoy el 'fantasma' de Bárcenas?Los tres vicesecretarios generales del partido (Javier Arenas, Esteban González Pons y Carlos Floriano) han cumplido con la consigna: indignación, indignación y más indignación. Y también sorpresa.

Otros ahondaron en el asunto sugiriendo que la información que publicaba el diario El Mundo era fruto de la "desesperación" de Bárcenas, como señala un dirigente cercano a Cospedal, quien pone en valor la "determinación" que tuvo su secretaria general cuando se puso a los mandos en 2008. Si Cospedal dejó fuera a Bárcenas, apunta esta fuente, no fue sólo por las acusaciones que ya se vertían sobre él, sino porque le gusta la "ropa nueva" y quería gente de confianza alrededor.

Fuera cual fuera la razón, lo cierto es que Bárcenas lleva fuera del PP desde abril de 2010, pero hoy ha vuelto a estar más presente que nunca. Eso sí, nadie recuerda haberlo visto en mucho tiempo por Génova, y también recalcan que no conserva su despacho, a pesar de que hay una sala de juntas con un armario donde se guarda material y documentación del extesorero que, matizan, es relativa al PP.

En los discursos y en las mesas redondas todos tienen el mismo objetivo: hablar de la reforma local, defender su conveniencia y reprochar al PSOE haber dado por rotas las negociaciones.

Pero el 'fantasma' de Bárcenas lo ha eclipsado todo. ¿Lo espantará Rajoy?