Los cañones Vickers de La Coruña
Vista de los cañones Vickers del monte de San Pedro (La Coruña). GUIA REPSOL/Amio Cajander

Lo primero que llama la atención del coruñés monte de San Pedro es su ascensor panorámico, una especie de bombo de lotería lleno de turistas que se arrastra por una vía de cremallera desde el borde del mar hasta la cima, salvando un desnivel de 63 metros.

Desde 1933 y hasta 1977, realizaron únicamente 19 disparosLo segundo, las vistas de La Coruña y del golfo Ártabro, que no vamos a explicar con detalle porque hay un observatorio, la Cúpula Atlántica, con paneles informativos retroiluminados, construido precisamente para eso.

Y lo tercero, y quizá lo que más, los dos cañones Vickers de 381 milímetros que, desde 1933 hasta 1977, metieron miedo a cualquier barco que se acercase a menos de 42 kilómetros (tal era su alcance), pues sus tubos de casi 18 metros escupían proyectiles de 885 kilos.

Las piezas que forman esta batería, las mayores que ha habido nunca en España, se forjaron en la fábrica de Vickers en Barrow-in-Furness, en el noroeste de Inglaterra. Fueron adquiridas en 1929 y, tras unas complicadísimas operaciones de transporte y montaje, se estrenaron el 19 de diciembre de 1933. Desde entonces, realizaron únicamente 19 disparos, el último el 24 de octubre de 1977.