El PSM-IV-ExM ha tildado este jueves de "irresponsable" al conseller de Sanidad, Familia y Bienestar Social, Martí Sansaloni, y ha criticado que no haya "dado la cara" para explicar el aumento de las listas de espera sanitarias.

En un comunicado, la diputada de la coalición Fina Santiago ha pedido la comparecencia del conseller en el Parlament ante la "nefasta" situación de la salud pública. Además, ha considerado que la gestión y la "falta de estabilidad" al frente de su Conselleria han provocado este aumento del 26 por ciento en la lista de espera quirúrgica.

La parlamentaria ha reprochado también el "intento de minimizar los resultados, cuando explican que el 83,3 por ciento son de patologías leves". "Resulta vergonzoso, puesto que supone que un 16,7 son graves".

Santiago ha manifestado que "los recortes del PP en la sanidad pública enferman a la población" y ha explicado que el descenso de la lista de espera de consultas para especialistas está ligada con el incremento de los seguros privados, que "es uno de los objetivos del PP a la hora de recortar la sanidad pública".

La diputada también ha criticado el "cinismo" de los miembros del Govern "que dicen que están a la total disposición de mejorar estas cifras y la única propuesta que hacen es aumentar la jornada laboral de los trabajadores sanitarios". Por ello, ha entendido que el Ejecutivo balear no tiene "ninguna voluntad de reconocer que las políticas aplicadas están perjudicando la salud, y que no hay ninguna propuesta de buscar soluciones con la oposición y con los trabajadores de la sanidad".

La coalición ha apuntado que una de las propuestas del Govern ante estas cifras será la externalización de servicios "con la excusa de que la empresa privada es más flexible", ha dicho la diputada. Así, ha opinado que el Ejecutivo balear "sigue el patrón de los privatizadores" primero "abaratando" la sanidad pública y, luego, "externalizando servicios para facilitar la convivencia entre privada y pública" y "finalmente privatizar".

Finalmente, ha criticado la "total carencia de transparencia" puesto que los partidos de la oposición no han tenido acceso a todos los datos sobre las listas de espera para poder hacer su propio análisis de la situación.