Siete Mercedes Benz negros circulan a velocidad de cortejo fúnebre por las calles de Madrid. Cada uno lleva sobre el techo un enorme retrato cabeza abajo. Son cuadros en blanco y negro, hiperrealistas pero con acabado crudo, casi de fotos policiales, del rey Juan Carlos y los seis presidentes de España desde la reinstauración democrática. La procesión mortuoria pasea al son de la Varsoviana Soviética, la canción obrera que fue adaptada como himno (A las barricadas) por los anarcosindicalistas españoles.

El vídeo, que fue grabado en agosto y de madrugada —sin que, al parcer, se hayan enterado los irritables responsables gubernativos madrileños—, se presenta ahora como pieza central de la exposición Los Encargados, una acción artística de Jorge Galindo (1965) y Santiago Sierra (1967), dos agitadores que desean señalar a los "responsables" de la situación límite española. La muestra, que se inaugura este jueves 17 de enero en la Galería Helga de Alvear de Madrid y estará en cartel hasta el dos de marzo, va a levantar ampollas.

Los siete personajes de los cuadros —Juan Carlos I, Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, Jose María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy— son, según han declarado los artistas, "los encargados de representar los intereses de la banca, del Pentágono, de Roma, de los terratenientes, del Ejército" y ejecutar "políticas asesinas" que comenzaron con "el gran timo" de la transición y llegan a nuestros días con el país al borde del abismo económico y social.

Aliados desde los años ochenta, cuando formaban el dúo de grafiti Comando Madrid, Galindo y Sierra califican Los Encargados como una exposición "revancha" y de "contrapropaganda" que tiene la intención de señalar, incomodar y responder al poder con un arte crítico y sin mordaza.

Cuando señalan a los siete personajes que protagonizan la muestra, saben que ellos son quienes "dan la cara", pero que los culpables máximos "son sus jefes: la banca internacional y local, Roma, el Pentágono, la City de Londres, Wall Street, Bruselas...".

La exposición incluye, además del vídeo, pintura y fotografía

Sierra presentará en paralelo, del 22 al 30 de enero,  la performance El trabajo es la Dictadura, del artista conceptual español Santiago Sierra (Madrid, 1966), con motivo de la publicación de El trabajo es la Dictadura (Galería Ivorypress), que sonsistirá en la publicación de un libro que harán 30 trabajadores contratados por el salario mínimo interprofesional. Los empleados rellenarán a mano los mil ejemplares de la edición repitiendo una y otra vez la frase “El trabajo es la Dictadura”.