Estafadores a la ‘chita callando’

Un grupo de rumanos, la mayoría menores, se hacen pasar por sordomudos para estafar a la gente.
Una ficticia sordomunda intenaba ayer recaudar dinero en la calle Alfonso. (Fabián Simón)
Una ficticia sordomunda intenaba ayer recaudar dinero en la calle Alfonso. (Fabián Simón)
El timo del sordomudo ha vuelto a Zaragoza y ya ha dado más de un disgusto a algún ciudadano con buena voluntad. Con la excusa de recaudar apoyos y dinero para un centro de «niños pobres y minusválidos», un grupo de rumanos se están haciendo de oro con las limosnas que reciben de la gente a la que abordan a las entradas de tiendas y cafeterías.

Carpeta en mano, y siempre en grupos de cuatro o cinco personas, se sitúan estratégicamente en los puntos más concurridos de la ciudad, como Independencia o la calle Alfonso, y se hacen pasar por miembros de una ficticia asociación de sordomudos. Ellos mismos  fingen padecer esta discapacidad e intentan confundir a la gente hablando por señas, pero lo cierto es que cuando piensan que nadie les observa hablan sin problema, según pudo comprobar ayer 20 minutos.

La Policía ha recibido numerosas denuncias de ciudadanos que han caído en la trampa y han entregado hasta 20 euros. Los jóvenes, sin embargo, son muy escurridizos y aún no se les ha podido detener.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento