El inmigrante vuelve a ‘emigrar’ al morir

Católicos, musulmanes y evangelistas tienen lugar específico de enterramiento. Latinoamericanos suelen incinerarse y regresar.
El culto a los difuntos varía según la cultura y la religión que profesara el difunto (F. González).
El culto a los difuntos varía según la cultura y la religión que profesara el difunto (F. González).
La multiculturalidad también tiene su reflejo en los cementerios cordobeses, en la medida en que se incrementa la población inmigrante. Pero aún son pocos los que se entierran en alguno de nuestros cementerios. La gran mayoría prefiere regresar a sus países de origen una vez muertos. Embalsamados o incinerados, casi todos suelen volver, «nosotros los llevamos a Sevilla o a Madrid, dependiendo de donde salgan los vuelos», explican en la Funeraria Vázquez.En Córdoba sólo hay tres religiones que tienen lugares específicos para sus enterramientos: musulmanes (cementerio de la Salud),  evangelistas (cementerio de San Rafael) y católicos (todos los demás). Cada una de ellas tiene un rito funerario distinto. Los musulmanes, por ejemplo, deben enterrarse mirando a la Meca. Una característica que obliga a sepultarlos en diagonal en el camposanto de la Salud. El imán purifica el cuerpo, se embalsama y sólo puede ser enterrado, no puede colocarse en un nicho ni incinerarse, dice el imán Majed Khadem. En la capital hay apenas enterrados una treintena de musulmanes, casi todos párvulos.

Los que se llevan la palma son los chinos: sólo dos ciudadanos de China descansan en paz entre nosotros. «Uno en el cementerio de Alcolea y una mujer, en San Rafael», explica un capataz de Cecosam, Francisco Infante.

«Parece que no se mueren», bromea Francisco, de la Funeraria Vázquez, quien en los años que lleva trabajando, asegura que sólo ha conocido estos dos casos.

Un camposanto multicultural

Cada cultura y cada religión rinde culto a sus difuntos de manera diferente. «Los chinos dejan un canasto con fruta en la tumba», explica un operario de Cecosam. Los hombres musulmanes son los que entierran a los muertos para lo que deben purificarse antes con agua. Para ellos, se instaló en el cementerio de la Salud una fuente para las abluciones que se hacen ante la qubba. En fin, los que no tienen ni rito predeterminado ni espacios específicos son la población laica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento