Florentino Fernández
El humorista Florentino Fernández.

¿Qué se necesita para pertenecer a El club de Flo?

Ser famoso por una faceta distinta a la del monólogo. Buscamos romper una lanza a favor de los famosos a los que la audiencia encasilla.

¿En el programa se reinventan?

Sí. Ninguno de ellos había hecho antes un monólogo de humor.

¿Alguno está un poco verde?

El tono lo tienen cogido. Ahora cada uno debe sacar a relucir su talento.

¿La cosa tiene su miga?

BIO Nacido en Madrid, se siente de Sacedón (Guadalajara). De pequeño actuaba en las cenas de familia y grababa cintas con bromas.

Por supuesto. Además de aprender un texto hay que saber llevarlo a escena con talento. Y nuestros concursantes nos han sorprendido mucho.

¿El humor con sangre entra?

Los profesores intentan aportar una técnica. Luego, cada famoso aporta su estilo.

Confiese. ¿Su alumno favorito?

Me gustan muchos. Por ejemplo, Raquel Revuelta.

Vaya bombazo lo deTerelu.

Le gusta hacer monólogos. Aunque ha recibido muchas críticas, ella disfruta con lo que hace.

¿Y Víctor Janeiro?

Es un fenómeno. Se estudia muy bien su texto, pero debe quitarse el acento.

¿Qué tal Julio Iglesias junior?

Le cuesta hablar y entender el castellano. Me pregunta: «¿qué es eso de pozí?». Viene del otro lado del charco...

¿Cómo andaba Urdaci de dicción?

(Risas) Le gustaba mucho deletrear. Le dijimos, de broma, que aquí dijese todas las palabras del tirón.

El mejor monólogo se premia con 18.000 euros. Si gana Sofía Mazagatos, ¿se comprará una casita?

No, el ganador dona el dinero a una asociación benéfica.

¿Qué humor le gusta?

Todos, aunque te condicione el tono del trabajo que hagas. Es como un fin de semana. Primero comes con tus padres y luego te vas de copas con los amigos.

¿Qué recuerda de sus años como vigilante de seguridad?

Nos reíamos mucho. Yo imitaba siempre a personajes mientras trabajaba.

Y de ahí a la tele...

Sí, un día un compañero me animó a llamar a Esta noche cruzamos el Mississippi. Yo no lo veía claro, pero llamé, pasé dos castings y luego vino todo rodado. Con la tele me tocó la lotería.

¿Contento con el cambio?

El humor me gustó siempre. Y ahora puedo dedicarme a él y ganar pasta. A veces me siento muy culpable mientras trabajo (Risas).

* La Sexta. hoy, 21.45 h.