En la oficina no se tira nada

Folios, cartuchos de tinta, pilas, bolis... la oficina es el sitio idóneo para el reciclaje, una práctica sencilla para no cargarse el entorno.
El despacho o la oficina puede ser un lugar más ecológico con sólo seguir unas normas sencillas. (Luis Frutos)
El despacho o la oficina puede ser un lugar más ecológico con sólo seguir unas normas sencillas. (Luis Frutos)
Muchas personas pasan casi más horas en el trabajo que en casa y, sin embargo, no consideran que el reciclaje de material en él sea realmente importante. El despacho o la oficina puede ser un lugar más ecológico con sólo seguir unas normas sencillas: reduce, reutiliza y recicla es la consigna a seguir. Los principales elementos en las oficinas susceptibles de someterse a esta filosofía son:

Los residuos

Papel. Casi el 90% de los residuos en los centros de trabajo son de papel. Si es nuevo, genera un desgaste del medio ambiente, debido a la tala de árboles, y contaminación derivada del cloro y de los blanqueantes que se utilizan en su procesamiento.

Existen contenedores, preparados especialmente para oficinas, que son recogidos por compañías de gestión de residuos. Por seguridad, algunas empresas incorporan una trituradora de papel para evitar problemas de confidencialidad de documentos. Algunas llevan a gala utilizar folios reciclados, lo que se convierte en un valor añadido medioambiental.

Tóner. El uso de cartuchos de tinta y tóneres reciclados está cada día más extendido. Los materiales y residuos químicos que generan son extremadamente tóxicos. Hay empresas que compran los antiguos para su posterior tratamiento y reutilización. Además de cuidar el medio ambiente, estos productos reciclados son más baratos que los originales, lo que repercute positivamente en las cuentas.

Plásticos. Bolígrafos, rotuladores, cinta adhesiva… todo genera residuos. Al ser productos baratos se realizan grandes compras, dando la impresión de que se pueden utilizar tantos como se quiera, pero esto perjudica al medio ambiente, ya que contienen PVC, compuestos orgánicos volátiles, metales pesados… que son peligrosos. Cuidar el material de oficina amplía su vida útil y, en consecuencia, reduce los residuos. Utilizar portaminas en lugar de lápices o rotuladores de tinta acuosa o recargables son soluciones prácticas.

Otros residuos. Utilizar contenedores para reciclar pilas, llevarse una taza para el café y no tener que usar cada vez un nuevo vaso de plástico o utilizar de manera responsable la celulosa de los aseos como lo haríamos en nuestra propia casa, son algunas sencillas acciones para cuidar nuestro entorno.

4 preguntas a...

Cristina Martí. Técnico área de medio ambiente universidad politécnica de Valencia

1 ¿Cuándo nació la Oficina Verde que han creado en su Universidad?

En 1993. Queríamos gestionar todos los residuos que se generan en los diferentes departamentos de la Universidad.

2 ¿Cómo se gestionan estos residuos?

Hay empresas contratadas que recogen todo lo que se desecha. Existen contenedores repartidos por el campus, de manera que se recoge no sólo lo de la propia universidad, sino también lo que traen los alumnos.

3 ¿Es rentable esta gestión responsable de residuos?

Desde el punto de vista ambiental es lo mejor que se puede hacer. No se puede cuantificar en términos económicos los beneficios para el medio ambiente, pero es un efecto dominó. Si reciclas y compras reciclables, al final compensa.

4 ¿Cuál es su labor más importante?

La de concienciar y formar a los alumnos. En un futuro trabajarán en empresas y desde éstas podrán cuidar el ecosistema como lo hacemos aquí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento