Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro Kote Rodrigo / EFE

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas está trabajando en la creación de un instrumento por el cual los proveedores de cualquier administración morosa podrán dirigirse directamente al Ministerio para que éste "arbitre la forma de pago" de la deuda.

Así lo ha avanzado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, quien ha explicado que Hacienda descontará la deuda a municipios y comunidades de su participación en los ingresos del Estado.

El ministro ha asegurado que no es difícil poner en marcha un instrumento de este tipo tras la experiencia que supone el plan de pago a proveedores y trabajadores autónomos y porque parte de los ingresos de las comunidades y los ayuntamientos depende del Gobierno central.

A principios de 2013

Montoro ha señalado que este instrumento estará listo en los primeros meses de 2013 e impedirá que las administraciones se financien a costa de no pagar a los proveedores. En este sentido, ha garantizando que se cumplirá "estrictamente" la Ley de Morosidad en todas las administraciones.

Las administraciones no pueden vivir situaciones de morosidad porque provocan la crisis empresarial de los autónomos proveedores "Las administraciones españolas no pueden vivir situaciones de morosidad porque provocan la crisis empresarial, la de los autónomos que son los proveedores de las administraciones, al interrumpir la circulación económica en España", ha subrayado, tras considerar "incalculable" el daño que hace a la imagen de España cualquier voz que dice que un ayuntamiento o comunidad autónoma le debe dinero.

Según el ministro, ésta será una de las reformas que emprenderá el Gobierno en los próximos meses y se sumará a otros instrumentos que ya están en marcha, como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que es "una continuidad del pago a proveedores" y pretende también facilitar liquidez a las regiones.

En este sentido, Montoro ha recordado el éxito del plan de proveedores, por el que se gestionaron 5,5 millones de facturas atrasadas, anteriores a 2012. La gestión de este macroplan, según Montoro, demostró que España cuenta con una Administración pública "muy eficiente".

Además, ha subrayado la importancia de orientar la política económica a las pymes y autónomos para que sea viable la recuperación y para salir cuanto antes de la crisis.