Protesta en la rueda de prensa de la NRA
Una mujer es retirada de la sala por un agente de seguridad después de interrumpir la comparecencia ante la prensa del vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de EE.UU., Wayne LaPierre. EFE/Michael Reynolds

La Asociación Nacional del Rifle (NRA), ha pedido este viernes la protección armada de los colegios de Estados Unidos, como respuesta a la masacre de Newtown, en una rueda de prensa que fue interrumpida por personas contrarias a dicha organización al grito de "¡NRA, sangre en sus manos!" y "¡La NRA son los responsables de la matanza!".

El único modo de evitar que un monstruo mate a nuestros hijos, es involucranos personalmenteLos niños son el grupo más vulnerable de la sociedad "pero los dejamos sin defensa, y los monstruos y los depredadores del mundo lo saben y lo explotan. Eso debe cambiar", dijo Wayne LaPierre, vicepresidente ejecutivo de NRA, en sus primeras declaraciones tras la masacre de 20 niños y seis adultos en una escuela primaria de Newtown el viernes pasado. "Mientras algunos han tratado de sacar un rédito político a esta tragedia, nosotros hemos permanecido en silencio", ha dicho.

LaPierre argumentó que los bancos, edificios federales, los congresistas, los estadios, y demás sitios públicos tienen protección de agentes armados, pero no las escuelas. "Los políticos aprueban leyes de 'Escuelas libres de armas' y presumen de ellos incluso con carteles. Haciéndolo, le estamos diciendo a todos los asesinos locos de Estados Unidos que las escuelas son el lugar más seguro para ingligir el máximo daño con el mínimo riesgo".

¿Y si cuando comienza a disparar, hubiese sido confrontado por miembros armados de seguridad?Para Lapierre, es el momento de que los padres "asuman la responsabilidad" en la seguridad de sus hijos en las escuelas. "El único modo de evitar que un monstruo mate a nuestros hijos, es involucranos personalmente e invertir en un plan de protección absoluta. Lo único que frena a hombre malo con un arma es un hombre bueno con un arma".

El presidente de la NRA recuerda que los medios le llamaron "loco" hace cinco años tras la matanza en la universidad de Virginia Tech por pedir seguridad armada en las escuelas. "¿Qué hubiera pasado si cuando Adam Lanza comienza a disparar, hubiese sido confrontado por miembros armados y cualificados de seguridad?", se ha preguntado LaPierre. "¿No creen que se habrían salvado 26 vidas inocentes?"

Lapierre, que ha culpado a los medios de comunicación de que se propague la llamada cultura de la violencia, ha sugerido que la ayuda al exterior se destine a contratar a "millones" de policías que están jubilados, militares en la reserva, bomberos entrenados y otros ciudadanos que protejan armados las escuelas. "No podemos esperar al próximo crímen".

Protestas en la comparecencia

La comparecencia fue interrumpida por dos activistas del grupo CodePink, que acusaron a la NRA de "tener sangre en sus manos", y pidieron que se prohíba a los civiles acceder a las armas de asalto.

Portando mantas y carteles con mensajes como "La NRA está matando a nuestros niños", los dos activistas gritaron consignas en contra de la organización antes de ser expulsados del recinto.

LaPierre no contestó preguntas que le gritaban los periodistas sobre los esfuerzos emprendidos por la Casa Blanca para procurar más controles de acceso a las armas de fuego.

Los obispos piden una regulación más estricta

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha abogado por su parte por regulaciones más estrictas de las armas de fuego y mejor acceso a la atención de salud mental, y advirtió sobre la proliferación de películas y juegos que exaltan la violencia.

Los prelados también se refirieron a la frecuente exaltación de la violencia en algunos contenidos de la cultura audiovisual"Además de las oraciones y las condolencias de todo el país, como es comprensible, esta tragedia ha reavivado las discusiones sobre los pasos que puedan darse para promover una cultura que proteja a los inocentes", añade la conferencia episcopal en un comunicado.

Los obispos recordaron que ya en 2006 un documento del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz sobre el tráfico internacional de armas, enfatizaba la importancia de "aplicar controles estrictos sobre las armas sin que ello limite los derechos de nadie". Los prelados también se refirieron a la frecuente exaltación de la violencia en algunos contenidos de la cultura audiovisual.

Señalaron así que los artistas y productores de películas y videojuegos "deben darse cuenta de en qué medida sus motivos de lucro han permitido la proliferación de películas, programas de televisión, juegos y otros esparcimientos que glorifican la violencia y aprovechan la inseguridad e inmadurez de nuestros jóvenes".

El comunicado episcopal también indica que la sociedad debe proporcionar "servicios de salud mental y apoyo a quienes padecen enfermedades mentales". Los obispos declararon expresamente su apoyo a medidas que controlen la venta y uso de armas de fuego, que restrinjan el acceso a las armas de tipo militar y que signifiquen "un compromiso serio para encarar el papel de la adicción y la enfermedad mental en el crimen".

El 14 de diciembre un joven de la localidad de Newtown mató a su madre en su casa y luego fue, con varias armas que tenía su progenitora, a una escuela primaria, donde mató a 20 niños y seis adultos. El asesino, Adam Lanza, de 20 años, se suicidó en la misma escuela. Entre las armas que usó figuraba un rifle Bushmaster, la versión civil semiautomática del fusil AR-15 estándar de las tropas de combate de Estados Unidos.