Así reconstruyó Kathryn Bigelow la última guarida de Bin Laden

  • Fue en Jordania donde, a partir de planos, datos recopilados sobre el terreno e informes independientes, se levantó la réplica de la última guarida de Bin Laden.
  • Se tardó unos tres meses en edificar la réplica de la residencia.
  • "La casa que levantamos era real; las luces se encendían, las puertas se cerraban y cada habitación se decoró de acuerdo con la documentación", asegura Bigelow.
Una imagen de la película 'La noche más oscura'.
Una imagen de la película 'La noche más oscura'.
SONY PICTURES

Un complejo fortificado en Abbottabad, una ciudad paquistaní a unos 50 kilómetros al noreste de Islamabad, fue la última guarida del hombre más buscado del mundo. Un histórico escenario que Kathryn Bigelow reconstruye con total fidelidad en La noche más oscura (Zero Dark Thirty), la cinta que relata la caza y ejecución de Osama bin Laden.

Una gran casa totalmente acorazada con muros de más de tres metros de alto coronados con alambre de espinos. Una mansión sin ventanas, sin teléfono ni conexión a Internet y de la que podían pasar días sin que saliera ni entrara nadie. Un fortín mudo, una mole oculta en mitad de las humildes casas de sus vecinos —era ocho veces el tamaño de otras casas en la zona— ubicado a tan solo un kilómetro y medio de una academia militar paquistaní.

Fue allí, en ese complejo de 3.500 metros cuadrados situado a 160 kilómetros de la frontera de Afganistán, donde, mientras se le buscaba en las cuevas de las inhóspitas montañas de Afganistán, el líder de Al Qaeda pasó seis años oculto, totalmente aislado del mundo exterior junto a su familia. Sin teléfono ni Internet, solo mantenía contacto con el exterior a través de sus correos de confianza, uno de ellos fue la clave, el hilo del que tiró la CIA para dar con bin Laden.

Este lujoso complejo, que se construyó en 2005 y fue valorado en un millón de dólares, es el escenario donde culmina toda la odisea que se relata en La noche más oscura (Zero Dark Thirty). No es de extrañar, por tanto, que Kathryn Bigelow y su equipo echaran el resto a la hora de reconstruirlo con todo lujo de detalles.

Fue en Jordania donde, a partir de planos, los datos recopilados sobre el terreno e informes independientes, decidieron levantar la réplica de la última guarida de Bin Laden para recrear lo que allí ocurrió la noche de aquel 1 de mayo de 2011. "La casa que levantamos era real; las luces se encendían, las puertas se cerraban y cada una de las habitaciones se decoró de acuerdo con nuestra documentación", señala la propia directora.

Un equipo de albañiles de un pueblecito cercano al mar Muerto quienes, a las órdenes del diseñador de producción Jeremy Hindle, se encargó de construir la réplica del escondite de bin Laden. Una tarea que encararon con una meta muy clara: "El objetivo es que el espectador esté allí mismo, en el momento en que ocurre, nada más". Nada más... y nada menos.

Se tardó unos tres meses en edificar la réplica de la residencia donde murió el líder de Al Qaeda. Era indispensable cuidar cada detalle desde los mismos cimientos, para los que se utilizaron bloques de cemento previamente envejecidos. "Tardamos seis semanas en pintarlo, darle la textura requerida, envejecerlo y conseguir que pareciera habitado. Entonces se convirtió en algo real, teníamos la sensación de estar allí, en Abbottabad", recuerda Hindle.

Además, en este caso no se trataba de tejer endebles estructuras de cartón piedra que únicamente dieran el pego en pantalla, sino que debía ser una edificación tan sólida como real. "Construimos cimientos con bloques macizos de dos metros por tres", señala el diseñador de producción que tuvo que alumbrar una estructura capaz de resistir el vendaval que levantan los Black Hawk cuando asaltan el complejo.

Los helicópteros que también supusieron todo un reto para Jeremy Hindle ya que los Sikorsky Black Hawk que se utilizaron para que la operación no fuera desbaratada ni por la seguridad del complejo ni por ejército pakistaní son prácticamente una nave fantasma. "Nadie sabe exactamente cómo son. Además de estudiar las fotos y los dibujos que aparecen en Internet, hablamos con expertos para hacernos una idea del aspecto que puedan tener", señala.

Fue en Londres donde se fabricaron las piezas de los helicópteros y, en contenedores, se trasladaron hasta Jordania para montarlas donde se construyó la réplica del fortín de bin Laden. "No fue nada fácil convencer a los aduaneros jordanos de que dejasen entrar helicópteros furtivos de un modelo desconocido", recuerda Hindle.

Con el complejo y los helicópteros listos, ya todo quedaba en manos de los actores y de Bigelow que filmó casi todas las secuencias de la redada dos veces y, confiesa, en una fecha muy señalada. "Rodamos exactamente un año después del ataque al complejo de bin Laden. Era una sensación fantasmagórica", reconoce.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento