Este miércoles, un nuevo vídeo se convertía en el fenómeno del momento en Internet. Las imágenes, con apariencia de vídeo casero, mostraban a un enorme águila atrapando a un niño pequeño en un parque de Montreal (Canadá) y levantándolo varios centímetros del suelo para soltarlo poco después. El gran poder difusor de las redes sociales, especialmente Twitter, no tardó en lograr que la impactante secuencia diese la vuelta al globo.

Medios de todo el mundo publicaron el vídeo, unos dándolo por cierto y otros señalando ciertas reservas. Las dudas sobre la veracidad del vídeo eran muchas, desde lo insólito del hecho en sí mismo hasta detalles visuales como rarezas en las sombras, movimientos poco naturales en las alas del ave (tal y como señala Víctor J. Hernández en Diario de un naturalista) y ciertos puntos en los que el niño parece seguir subiendo por el aire sin estar en contacto con las patas del animal, algo que se puede apreciar fácilmente en las versiones en cámara lenta del vídeo.

Los montrealeses pueden estar tranquilos: no hay peligro de que los atrape un águila Finalmente, las sospechas se han confirmado: el vídeo del águila es falso. El Centro Nacional de Animación y Diseño de Canadá (NAD) ha evitado que el ave rapaz se haya convertido en protagonista de una nueva leyenda urbana al anunciar que la grabación es en realidad un trabajo elaborado por tres de sus alumnos. "El NAD Centre asegura a los montrealeses que pueden estar tranquilos: no hay peligro de que los atrape un águila", ha explicado el centro en su blog.

Ni el niño ni el águila son reales, fueron creados y animados en 3D e incrustados a posteriori en el vídeo grabado con una cámara casera. Los autores del vídeo son Normand Archambault, Loïc Mireault y Félix Marquis-Poulin, quienes han logrado una repercusión inesperada con su trabajo de animación 3D, que ya ha logrado más de 16 millones de visionados en YouTube, y la cifra sigue subiendo a gran velocidad.

Los chicos emplearon unas 400 horas en crear el vídeo. Vistos los resultados, ese tiempo ha estado muy bien invertido, ya que la escuela de animación había prometido un 10 a todos aquellos trabajos que obtuvieran al menos 100.000 visitas en YouTube. No hizo falta mucho tiempo para que el vídeo Golden Eagle Snatches Kid superase ampliamente esa cifra.

El NAD recuerda que los trabajos de sus alumnos ya han conseguido éxitos en el pasado con otros hoax (bulos), como el de un pingüino que escapó del zoo de Montreal. Sin embargo, el simpático y falso pájaro bobo ya ha quedado muy lejos del gran águila, puesto que su número de visitas es de "tan solo" 176.000.