Victoria Soto, la heroína de Newton
Un grupo de personas carga el ataúd que lleva el cuerpo de la maestra Victoria Soto, una de las víctimas de la masacre de Newtown. Raquel Godos / EFE

Victoria Soto, una de las víctimas de la masacre de Newtown (Connecticut), que perdió la vida por salvar a sus alumnos de los disparos de Adam Lanza fue despedida este miércoles en un multitudinario funeral. A la entrada de la iglesia, un gran cartel rezaba: "Siempre será nuestra heroína".

Espero que su vida sirva para que hagan algo para regular las armas y evitar que esto vuelva a ocurrir El reverendo Soto, primo de la fallecida de 27 años y de origen puertorriqueño, definió su pérdida, ante cientos de personas que acudieron a la ceremonia, como "irreparable". Por eso, aprovecho para lanzar una petición: "Espero que la vida de Victoria sirva al menos para que los legisladores hagan algo para regular las armas y evitar que algo así vuelva a ocurrir".

La familia de la mujer estuvo acompañada por cientos de vecinos y amigos que rodearon la iglesia cristiana Comunidad del Señor de Stratford, donde se celebró el oficio, retransmitido hacia el exterior, bajo un frío sol de invierno.

Según sus alumnos, al oír los disparos, Soto los escondió en un armario. Después, acudió a buscar al Lanza, a quien aseguró que los niños estaban en el gimnasio. Ella recibió los disparos. Así, su hermana, Carlee Soto, aseguró que sus alumnos "siempre le provocaban una sonrisa. Amaba a sus alumnos más que a nada. No les llamaba sus estudiantes. Les llamaba sus niños". Victoria llevaba cinco años dando clases en la escuela elemental Sandy Hook.

La maestra, que vivía con sus padres, Carlos y Danna Soto, fue una de las seis víctimas adultas en una de las peores masacres de la historia de EE UU, que también se llevó por delante la vida de 20 niños de 6 y 7 años y, previamente, a la madre de Lanza, a quien había matado en su apartamento.

El pasado martes ya fueron enterrados varios cuerpos y, a lo largo del miércoles continuaron los oficios por algunas de las víctimas.