El Ministerio Fiscal ha mantenido su petición de 20 años de cárcel por un presunto delito de asesinato para los cuatro imputados de nacionalidad extranjera acusados del crimen del indigente, que se juzga en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Cádiz, en Jerez de la Frontera, al considerar que le dieron la muerte "más deplorable y más indigna que puede haber" después, además, "de crear riesgo y no hacer nada para evitarlo".

En su exposición de las conclusiones en el tercer y último día de juicio, el fiscal ha afirmado que los cuatro procesados actuaron con alevosía al "aprovecharse" del estado de embriaguez de la víctima -que era seis veces por encima de la tasa de alcoholemia permitida— y lanzarlo al contenedor inconsciente "dejándolo sin posibilidad de defenderse".

En este sentido, ha comparado este crimen con el de Mari Luz Cortés "con la diferencia de que a ella le arrojaron al río inconsciente por las lesiones provocadas y a él (por el indigente) a un contenedor", tras resaltar la condena por asesinato dictada por la Audiencia Provincial de Huelva que después ratificó el Tribunal Supremo.

Para el Ministerio Público, el "desequilibrio" de fuerzas empleada por los cuatro acusados sobre la víctima y su embriaguez justifican la alevosía cometida en este crimen, así como el hecho de que tras la "pluralidad de golpes" que recibió el fallecido "se deshicieran de una persona viva como si fuese una rata" lanzándolo a un contenedor.

Por su parte, los médicos forenses han confirmado que fue el mecanismo compactador del camión de la basura que transportó el cuerpo hasta la planta de reciclaje de Las Calandrias el que le provocó la muerte por asfixia, "en cinco o diez minutos", al provocarle una insuficiencia respiratoria aguda tras las fracturas costales izquierdas y derechas.

Además de esta lesión mortal, los forenses han explicado que las lesiones en la zona del ojo y la frente y las contusiones que presentaba en la parte de atrás de la cabeza son "compatibles" tanto con los "golpes" recibidos por cuatro personas "al mismo tiempo", como por los que sufrió ya dentro del camión al caer del contenedor.

Asimismo, además de estas heridas, los forenses han advertido de que el fallecido presentaba un edema cerebral que pudo estar provocado por la embriaguez, los golpes o la asfixia que le provocó el sistema compactador del interior del camión.

En la vista también ha participado, a través de una videoconferencia, el perito que analizó los restos de sangre encontrados en una señal de tráfico y cerca del contenedor de la basura, que las ha calificado de "críticas" al no haber podido extraer suficiente ADN para cotejarla.

No obstante, ha confirmado que había sangre del fallecido y de los imputados en varias prendas de ropa halladas en la vivienda abandonada donde solían dormir, en concreto en una cazadora de la víctima había sangre suya y de otro imputado, al igual que en una camiseta interior y un chubasquero de otro de los procesados.

Las defensas, por su parte, piden la libre absolución de sus acusados, que en el juicio se han acogido a su derecho a no declarar, contestando únicamente a las preguntas de sus letrados, mientras que los miembros del jurado popular se retirarán a deliberar en las próximas horas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.