Cerca de 50 personas se han concentrado este miércoles en la avenida Alexandre Rosselló para protestar por "el despido injusto" de una trabajadora de la empresa de seguridad privada Prosegur, que contaba con diez años de antigüedad en la empresa y que también ha acudido a reclamar su readmisión, según ha informado CCOO en un comunicado.

Esta concentración es la tercera que se realiza, el pasado sábado fue a las puertas de la superficie comercial Alcampo, para exigir que la trabajadora sea readmitida "de manera inmediata e incondicional", ya que según ha apuntado el secretario general de la Federación de Actividades Diversas, Miguel Pardo, el despido ha sido "por la vía rápida y sin tener que abonar indemnizaciones".

Pardo ha advertido de que "el grado de indignación y estupor es tan grande" que "no desistirán en su interés".