La Fiscalía ha optado por no acusar a la portavoz adjunta de Compromís en las Corts Valencianes, Mònica Oltra, por los desalojos que tuvieron lugar en el barrio valenciano de El Cabanyal el 6 de abril de 2010. De esta forma, tan solo ha acusado formalmente a dos miembros de la Plataforma Salvem el Cabanyal, Ignacio Pascual y José Manuel Cuenca, según han informado varios letrados a Europa Press.

La fiscal ha expuesto de este modo su calificación de los hechos este miércoles, en el último día del juicio de faltas que ha tenido lugar desde el lunes en el juzgado de Instrucción número 10 de Valencia contra ocho denunciados inicialmente: Oltra, Pascual, Cuenca, Faustino Villora, dos vecinos del barrio y dos agentes de Policía Local.

Antes del juicio, el ministerio público no había formalizado ninguna acusación contra nadie, puesto que en los casos en que se trata de vistas de faltas —como éste—, el fiscal no se pronuncia hasta que concluyen los interrogatorios. Pero este miércoles, el último día de juicio, ha hecho pública su acusación contra dos miembros de la plataforma: Pascual y Cuenca por dos faltas de lesiones y ofensa a agentes de la autoridad. Respecto al resto no ha solicitado nada.

Por su parte, el letrado de la coordinadora de EUPV, Marga Sanz, quien ha asistido al juicio en calidad de denunciante al alegar que le lesionaron durante el desalojo, ha mantenido la acusación por una falta de lesiones contra los dos policías locales —uno de ellos, el inspector jefe— que se ocuparon de desalojar a Sanz.

Asimismo, el abogado del Ayuntamiento de Valencia, que representaba a los dos policías denunciados, se ha adherido a la petición formulada por el ministerio fiscal, y no ha solicitado acusación ni para Oltra ni para Villora. También ha pedido la absolución tanto para el inspector jefe como para el otro compañero de policía denunciado.

Esta petición del fiscal refleja, en opinión de Adelina Serna, letrada de Faustino Villora, que ese día, tanto los miembros de la plataforma como los políticos "actuaron con la legalidad de su parte". Así, considera una "vergüenza" que este proceso se haya alargado dos años y ocho meses y que, después de este tiempo, "ni el ministerio fiscal ni el abogado del Ayuntamiento hayan sido capaces de sostener una acusación", ha valorado.

"batalla campal"

Oltra mantuvo durante el juicio que los desalojos en el barrio valenciano se hicieron "sin previo aviso" y lamentó que se convirtieran "en una batalla campal". También comentó que oyó cómo el Intendente de la Policía Local dijo a sus compañeros: "primero a por políticos y luego a por el resto".

La diputada indicó que cuando llegaron a la calle Vidal de Canyelles, donde iba a tener lugar el segundo desalojo, todavía no había ningún cordón policial. Sobre las 13.00 horas, "sin previo aviso", reiteró, oyó cómo el Intendente de Policía Local comentaba a sus compañeros: "primero a por los políticos y luego a por la gente". Seguidamente, indicó que vio cómo los agentes empezaban a sacar a políticos "de forma desproporcionada", ya que "algunos iban en volandas".

"Yo pensaba que eso era una locura", señaló, y agregó que luego le cogió a ella por la pechera un policía, quien le tiró al suelo y, como consecuencia de la caída, se golpeó en la cabeza y se conmocionó. Dijo que interpuso una denuncia por estos hechos pero que el juzgado la archivó ya que no pudo identificar al agente que supuestamente le agredió. "A partir de aquí, todo se precipita y se monta una batalla campal", lamentó.

Consulta aquí más noticias de Valencia.