El Centro Penitenciario de Jaén acoge desde el pasado mes de noviembre el programa Terapia Asistida con Animales (TACA), el cuál, a través de actividades con canes, está pensado para reducir el estrés de algunos internos, así como para ayudar a aquellos que padecen algún tipo de psicopatía, tienen un grado de agresividad o conductas inadecuadas.

En declaraciones a Europa Press, el director de la prisión, Juan Antonio Marín, ha destacado que con el programa se obtienen resultados "extraordinarios". En concreto, un total de 27 internos, con el apoyo de un equipo multidisciplinar de personal sanitario, psicólogos y funcionarios con tareas de seguridad, vienen experimentando "un cambio muy positivo".

De esta manera, tal y como ha explicado Marín, los presos "tratan de enseñar a los perros y se sienten muy bien, simplemente con que el perro les obedezca y les reconozca se sienten bien", ha asegurado. Durante algo más de un mes, los internos, divididos en pequeños grupos, están realizando actividades y ejercicios por la mañana —dos horas— y por la tarde —una hora— los días laborables junto a los cuidadores que acompañan a los perros.

El director de la prisión provincial ha precisado que los internos enseñan a los canes "cómo sentarse o cómo caminar sin separarse de ellos". Además, está previsto que próximamente los perros aprendan a realizar exhibiciones gracias al programa TACA, que "hace unos años se empezó a implantar en centros penitenciarios a través de la fundación Affinity, que corre con todos los gastos".

Marín decidió acercar este programa a los presos jiennenses, porque "siempre le ha preocupado la salud de los enfermos mentales en las prisiones", de igual modo que lo implantó en la cárcel de Alhaurín de la Torre (Málaga), en la que estuvo al frente de la dirección cerca de año y medio.

Consulta aquí más noticias de Jaén.