Agentes de la Policía Nacional de Vigo han detenido a un vecino de la ciudad de 29 años como presunto autor de un delito de estafa, por el supuesto engaño a un individuo al que le había pedido 9.500 euros para ser socio inversor en un negocio.

Según informan las fuerzas de seguridad, los hechos ocurrieron a principios de octubre, cuando la víctima encontró un anuncio en una página web donde se buscaba un socio para invertir 8.000 euros en un negocio, asegurando un beneficio de 2.500 euros, y se explicaba que la operación se formalizaría ante notario.

El individuo, movido por la curiosidad, envió un correo electrónico preguntando por la inversión y si ésta se encontraba dentro de la legalidad, a lo que el anunciante le contestó que se trataba de una operación de compra-venta de móviles y tablets. También le explicó que disponía de 35.000 euros, pero que necesitaba 8.000 más, que serían los aportaría el socio.

Así, tras intercambiarse varios correos electrónicos y mantener varias conversaciones, el pasado 10 de noviembre quedaron en una calle del centro de Vigo para conocerse y concretar los términos de la operación. Finalmente, decidieron que el nuevo inversor aportaría 9.500 euros -en lugar de los 8.000 iniciales_ y que los recuperaría en 24 horas, junto con un beneficio de 2.500 euros a mayores.

LLAMADA

El 14 de noviembre se presentaron en la notaría y, tras formalizar el contrato, se reunieron en una sala contigua, donde la víctima entregó los 9.500 euros al sospechoso. En un momento determinado, este último recibió una llamada del presunto vendedor de los teléfonos y se marchó, dejando en la sala un ordenador portátil y una chaqueta.

Pasados unos minutos, el ahora detenido no regresaba y, tras intentar la víctima contactar con él por teléfono, éste le envió un mensaje en el que le decía que había tenido un problema con la mercancía cuando se la iban a entregar.

Posteriormente, en una llamada le dijo que la mercancía estaba vigilada por la Policía porque "entraba por un mercado paralelo". También le indicó que, para evitar que el pedido fuese detectado, se iba a retirar del lugar con la mercancía, por lo que le pedía que recogiese el ordenador personal y la chaqueta de la notaría, pues le volvería a llamar en poco tiempo.

Como el ahora detenido no llamaba a la víctima, el individuo decidió denunciar los hechos a la Policía Nacional, la cual inició una investigación que corrió a cargo del grupo 1 de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (Udev). Así, se consiguió localizar al autor de la estafa, que fue detenido este martes.

Al individuo le constan seis antecedentes, varios de ellos por estafas similares. Una vez detenido, la Policía ha dado cuenta al Juzgado de Instrucción número 2 de Viveiro, que entiende de la causa.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.