El alcalde de Palma, Mateu Isern, ha asumido su "error" de no haber avisado con antelación a los portavoces del PSIB y el PSM-IV-ExM, Aina Calvo, y Antoni Verger, respectivamente, para celebrar la tradicional Copa de Navidad con los medios de comunicación, que se ha llevado a cabo esta mañana.

Así, Isern ha comenzado su discurso pidiendo "disculpas" a los líderes de la oposición, por lo que ha dicho que "siente muchísimo" que no hayan podido acudir al citado evento, por no haber sido avisados con varios días de antelación, algo que ha reconocido que es "culpa" suya.

Por otro lado, ha destacado la "buena sintonía" y la relación personal "entrañable" que mantiene con Calvo y Verger, a pesar de su "dura" oposición. En este sentido, ha resaltado que el equipo de Gobierno mantiene unas relaciones "muy fluidas y muy amables y afectuosas" con el PSIB y el PSM-IV-ExM, lo que, a su juicio, ha hecho posible los distintos acuerdos que se han ido alcanzando en esta legislatura.

De este modo, Isern ha expresado su "satisfacción" por el hecho de que desde el Consistorio palmesano se haya "sido capaz de hacer las cosas diferentes de lo que se había hecho hasta ahora", por lo que ha agradecido a la oposición que haya posibilitado una "manera distinta de hacer política".

En esta línea, el primer edil de Palma ha considerado que mantener unas buenas relaciones entre el equipo de Gobierno y la oposición es uno de los "pasos fundamentales para la dignificación de la política y para recuperar el crédito de los ciudadanos".

Por ello, ha agradecido a Calvo y Verger por visualizar que se puede hacer política "sin ser agresivos" y sin recurrir a "temas personales", razón por la cual ha reiterado que siente "mucho" que no hayan podido asistir a la Copa de Navidad.