La comunidad autónoma andaluza recibirá la entrada oficial del invierno el próximo 21 de diciembre con temperaturas máximas de casi 20 grados, más propias de otras estaciones del año como primavera y otoño y que suponen una tregua en el frío instaurado en la región desde hace varias semanas. Asimismo, habrá escasas opciones de lluvia en los próximos días.

Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), a los que ha tenido acceso Europa Press, el jueves 20 y el viernes 21 continuarán con una tendencia de calidez general, dándose un leve aumento en los termómetros en la mayoría de los casos. De este modo, Almería, con 20 grados, registrará la temperatura máxima andaluza, que incluso alcanzará los 22 grados en Nochebuena.

Algo menores serán las temperaturas de Sevilla y Córdoba—entre 17 y 19 grados de máxima en las próximas horas—, que no obstante seguirán la línea de Almería, al igual que Cádiz, Huelva y Málaga, que recibirá el invierno con 18 grados, y Granada (17). La temperatura máxima más baja será la de Jaén, que bajará hasta los 13 grados para repuntar hasta 18 en las horas previas al 24 de diciembre.

Otra tendencia común es que para el 25 de diciembre, día de Navidad, los termómetros volverán a caer, hasta cinco grados en los casos de Jaén y Granada, y entre cuatro y tres grados en el resto de enclaves andaluces. Por último, en lo que respecta a las precipitaciones, las posibilidades son escasas —la opción máxima es un 30 por ciento para el jueves en Huelva—, con porcentajes ya bastante más altos (salvo en Almería) en Nochebuena y Navidad.

En lo que respecta a España, para el sábado y el domingo predominará la situación anticiclónica, aunque en Galicia es posible alguna precipitación durante las primeras horas del sábado. Esta situación de estabilidad generalizada vendrá acompañada con una disminución de la nubosidad a lo largo de sábado, predominando los cielos poco nubosos el domingo.

El fin de semana, el viento será flojo y las temperaturas experimentarán un ligero aumento en el caso de las diurnas y un ligero descenso en las nocturnas, siendo muy posible la aparición de nieblas, que podrán ser persistentes en puntos del interior peninsular.

La situación cambiará el lunes, 24 de diciembre, cuando es probable un empeoramiento del tiempo sobre la Península y Baleares, acompañado de descenso ligero a moderado de las temperaturas y vientos moderados del oeste o suroeste.

Este aumento de la inestabilidad estará asociado a la llegada de frentes atlánticos que, a lo largo de la semana, se desplazarán de oeste a este, con precipitaciones que serán más probables en el noroeste y extremo norte peninsulares, aunque no se descarta que, de forma ocasional, se extiendan al resto de la Península y Baleares, disminuyendo la probabilidad hacia el sureste.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.