La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha reiterado este miércoles durante su declaración judicial en el marco del 'caso Detectives Almirante' que dirigentes del Partido Popular castellano-manchegos fueron investigados, si bien ha insistido en que nunca atribuyó a través de ninguna declaración esta actuación "inmoral" a ninguna persona física o jurídica y sí "a un partido político" en alusión al PSOE.

Cospedal ha prestado declaración en una vista pública ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Coslada y las partes personadas en el proceso en el marco de la demanda interpuesta por el gerente de 'Detectives Almirante', Isidro García. Éste considera que Cospedal y otros miembros de su partido dañaron a principios de 2011 la imagen de la compañía cuando dijeron que seguía a dirigentes del Partido Popular por encargo del PSOE. El demandante reclama 300.000 euros por haberse lesionado su derecho al honor.

Asimismo, han prestado manifestación el dueño de Detectives Almirante, la alcaldesa de Ciudad Real, la 'popular' Rosa Romero, y el actual portavoz del Grupo Parlamentario Popular de Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares. Se trata de la cuarta citación por el caso después de que la vista se haya suspendido en diversas ocasiones, entre ellas la huelga del pasado 14 de noviembre.

A su llegada a los juzgados, la dirigente popular ha sido recibida con gritos y vocinas por parte de funcionarios judiciales agolpados a las puertas de los Juzgados de Coslada. Una docena de agentes de la Policía Nacional ha impedido la entrada durante unos minutos a los empleados de la Administración de Justicia madrileña.

"hay pruebas"

En su declaración, Cospedal ha señalado que no recuerda en exacto las manifestaciones que vertió en enero de 2011 sobre posibles acusaciones contra el PSOE por espiar a altos cargos del PP de Castilla-La Mancha, unas afirmaciones que fueron recogidas en diversos medios de comunicación.

No obstante, se ha ratificado en las declaraciones que haya podido hacer sobre "pesquisas a dirigentes del PP", pero ha reiterado que no puede asegurar las que les atribuyen los medios. "Muchas veces los titulares no concuerdan con lo que se dice. A veces se entrecomilla mal", ha indicado.

Además, ha precisado que no recuerda que nunca haya hecho referencia a ninguna empresa atribuyendo esas investigaciones y ha recalcado que hay pruebas que ratifican esas averiguaciones. "Hay pruebas de que determinados dirigentes del Partido Popular, que hoy me acompañan, han sido investigados y se han realizado pesquisas sobre su patrimonio y persona. Esas pruebas sí las tengo, pero no se las he atribuido a nadie en concreto. Nunca he mencionado el nombre de Detectives Almirante", ha reseñado.

Asimismo, ha matizado que la actuación de un detective no es ilegal, por lo que nunca pudo llegar a poner una querella ya que los hechos no son constitutivos de delito. A su juicio, en el ámbito de la confrontación político no le parece moral realizar estas actividades que, a su juicio, "van mas allá de la presentación de un proyecto político".

"Considero que la actividad de un detective y de realizar averiguaciones es una actividad legal. Al que atribuyo una actuación inmoral es a un partido político que ha podido encargar eso", ha dicho Cospedal, quien ha asegurado que no recuerda si vinculó los hechos a un destacado militante socialista", tal y como recogieron los medios conforme a sus manifestaciones.

En un momento del interrogatorio, se le ha preguntado acerca de una entrevista concedida en febrero de 2011 en la que afirmó que consideraba "chusco" todos esos seguimientos y que le recordaba al tebeo de Mortadelo y Filemón. "Chusca, esa expresión sí es mía por una utilización de la política para manejarse en política. Y eso me lo sigue pareciendo".

"Yo he declarado que se hacían seguimientos a dirigentes del Partido Popular. Y me ratifico. Está probado. Se investigó qué patrimonio se tiene o se deja de tener, en qué empresas se participa, los movimientos de sus familias. Es molesto en cualquier caso", ha aseverado.

De este modo, ha reconocido que se quejó a concejales de Ciudad Real, ya que a nadie "le gusta ser fruto de pesquisas o averiguaciones" sobre todo cuando tiene que hacer público su patrimonio.

"Me seguiré quejando porque es una actividad molesta. Yo nunca mencione a la que hoy es la parte actora. Lo puedo decir con total seguridad. Mis quejas como no eran hechos constitutivos de delito no podía poner una querella", ha concluido.

En cuanto a las pruebas, la jefa del Ejecutivo de Castilla-La Mancha ha asegurado que ha recibido notificaciones acerca de peticiones en el registro de propiedad para conocer de su patrimonio, al igual que otros compañeros de su partido.

"se refería a mi"

El demandante, Isidro García, ha manifestado que basó su acusación contra Cospedal y los miembros de su partido cuando la presidenta de Castilla-La Mancha manifestó acerca de que la agencia que estaba detrás de las averiguaciones era "un destacado militante socialista".

"Entendía que se refería a mí. Evidentemente. Son manifestaciones que he leído y he escuchado", ha señalado García, quien ha dicho que es afiliado al PSOE. "No soy tonto y se refiere a mí y a mi agencia", ha aseverado el demandante y ha subrayado que su agencia jamás ha realizado un servicio para un partido político.

Por su parte, Francisco Cañizares ha señalado que siempre ha manifestado que detrás de las investigaciones a dirigentes del PP "había investigaciones políticas". "Era un tema absolutamente político. Había motivaciones políticas. No nos interesaba", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Toledo.