El presidente de Iberaice, Carlos Díaz, ha manifestado su confianza en la buena disposición del director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, para reconducir el diálogo sobre el futuro real decreto del sector del ibérico y el borrador presentado, que asegura que beneficia a 86.000 jamones frente a más de cinco millones.

Díaz se ha expresado así tras reunirse este miércoles con Burgaz en la Delegación del Gobierno de Castilla y León, en Valladolid, a pesar de lo cual ha recordado que Iberaice es la "única" asociación nacional que representa íntegramente a toda la industria del ibérico cuyos miembros residen en todas comunidades productoras.

Carlos Díaz ha reiterado que en el seno de la organización hay un "malestar" en relación a la propuesta de normativa porque se opone "de forma frontal" y puede suponer "una debacle" en las ventas del sector, de manera que están en contra prácticamente el 90 por ciento de las industrias, de todas las comunidades, salvo las de Andalucía, que son las que "claramente beneficiadas".

El presidente de Iberaice ha incidido en que han hablado muchas veces con Burgaz y que si sólo tuvieran que dialogar con él "a lo mejor la línea del proyecto iba por otros derroteros más razonables", pero "lamentablemente" consideran que los planteamientos de la "cúpula" del Ministerio están "claramente posicionados" con un sector minoritario muy concreto.

Díaz ha explicado que para la asociación la denominación de venta es "fundamental" y "no se puede detraer la utilización de un nombre comercial que se ha usado por la industria desde los años sesenta", que es lo que a su juicio se hace con esta normativa.

En esta línea, ha añadido que además lo sería en beneficio de una parte del sector que supone, en número de piezas de jamones 86.000 según los datos oficiales frente a 5.094.000, "un abismo", de forma que sólo esa parte es la beneficiada.

"No nos parece serio que un sector prácticamente entero no se sienta protegido por esta norma", ha dicho Díaz, quien piensa que la cuestión se tiene que reconducir a "temas más razonables" porque detraer la utilización de "jamón ibérico" a más de cinco millones de piezas que ya lo usaban no se clarifica el mercado porque la gente pensará que eso no es ibérico, cuando ha sido lo que consumía toda la vida.

Solución para todos

En este marco, ha insistido en que Iberaice tiene una posición de "transparencia" y cuenta con propuestas "integradoras" con todo el sector, que respetan todas las producciones y está a favor de que se clarifique, pero si se quiere información, como se hace en otros productos como en el vino con la procedencia de la uva, se ponga un cuadro explicativo con las características básicas del jamón ibérico como su lugar de cría, su alimentación o incluso su genética.

"Pero sobre la base de que todo el mundo tiene que coexistir y que la clarificación tiene que partir de la base de que el nombre de jamón ibérico es uno, socialmente reconocido en el mercado y hoy no se puede mediante ley detraer la utilización de ese nombre comercial en beneficio de muy pocas empresas", ha reiterado.

Díaz ha asegurado que no dan por cerrado el borrador hasta que no vean satisfechas las aspiraciones de la industria y ha añadido que las presiones del "lobby" de esas pocas empresas son "inmensas" y están "lamentablemente bien posicionadas en el Ministerio" y consideran que se deben atender las peticiones de la industria.

"Es algo tan sencillo que casi el 90 por ciento de la industria está en contra, el Ministerio no puede tirar por la calle de en medio y decir hago lo que quiero y cedo exclusivamente a las presiones de una parte", ha aseverado.

El presidente de Iberaice ha explicado que "los dos grandes beneficiados de toda esta película" son unos firmantes de un manifiesto del ibérico que inicialmente estaban agrupados en torno a 18 empresas de las que además dos suponen el 50 por ciento de sus ventas.

Por otra parte, ha afirmado, "una grandísima beneficiada" es una organización que "ni produce ni hace nada" pero que es la gestora del libro —en referencia a la Asociación de Criadores de Ganado Ibérico Puro (Aeceriber) que gestiona el Libro Genealógico del Ibérico— y por la que realmente "obligan" a todas las empresas del sector a pasar por contratar sus servicios. "Esta gente tiene que estar dando botes de alegría, se le está regalando un mercado entero", ha dicho.

Así, considera que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, está "demasiado influido" por las posiciones de los firmantes de este manifiesto y la plataforma que se creó y confía en que las cosas cambien "por la vía de la cordura y se dé entrada a todo el mundo".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.