La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha ratificado este miércoles ante el juez que se realizaron seguimientos, tanto a ella misma como a varios dirigentes del PP castellano-manchego, aunque ha asegurado que nunca mencionó el nombre de la empresa que los llevó a cabo.

Así lo ha expresado Cospedal en su declaración ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada, tras la demanda presentada por Detectives Almirante por afirmar que el PSOE había contratado a esta empresa para espiar al PP.

La también secretaria general del PP ha asegurado que tiene pruebas de que determinados dirigentes de su partido, como ella misma y la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, han sido investigados y se han realizado pesquisas en relación con su patrimonio.

Entre las pruebas, Cospedal ha aludido a peticiones en el Registro de la Propiedad de Ciudad Real acerca de su patrimonio, el de la alcaldesa de este municipio y el de concejales del Ayuntamiento de Ciudad Real, todos ellos del PP.