El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao ha desestimado la demanda de plagio presentada por un escritor vasco, Alvaro Arescurrinaga Idoyaga, contra la Editorial Planeta y Pilar Urbano, por el título del libro "El Precio del Trono".

La sentencia señala que la utilización por la Editorial Planeta y Urbano del título "El Precio de Trono" para el libro publicado en el año 2011 "no infringe los derechos de propiedad intelectual" del demandante sobre su obra: "Hermanos por un imperio. El Precio del Trono" publicada en 2008. Asimismo, considera que tampoco existe "riesgo de confusión o asociación alguno" para el consumidor medio.

Además, apunta que, "salvo que lo tenga registrado como 'marca', que "no es el caso", el autor de una obra literaria no tiene un derecho de uso en exclusiva del título de su obra en todos los casos. En este sentido, precisa que el título debe ser original y se protege sólo "como parte integrante de la obra", no individualmente considerado.

En este caso, manifiesta que los títulos de las obras del actor y la demandada no son exactamente coincidentes porque el título de la obra del autor demandante es "Hermanos por un imperio: el precio del trono" y no "El precio del trono".

A juicio del Titular del Juzgado de lo Mercantil número 1, Marcos Bermúdez, la parte del título de la obra del demandante, 'El Precio del Trono', "carece de la originalidad necesaria para ser protegido por la Ley de Propiedad Intelectual".

"Utiliza palabras de uso común para crear una frase corta de construcción sintáctica simple y comúnmente utilizada, con un significado amplio —el "precio del trono" puede hacer referencia a multitud de ideas—", asevera.

De hecho, el magistrado recuerda que ya "ha sido utilizado en todo y en parte previamente en multitud de ocasiones para titular otras obras literarias" y cita obras como "El precio del trono", del autor Manuel Palanca de Jesús (1988), "El precio de la inocencia" (2007) o "El precio de una sonrisa" (1.997), etc.

La sentencia se refiere también al hecho de que escritor vasco niegue que se haya publicado obra literaria alguna con el mismo título ("El Precio del Trono"), en contra de la documentación que se ha aportado por los demandantes.

"Pero, aunque no fuera cierto que se ha publicado una obra con el mismo título, la falta de originalidad del mismo es patente, sin que sea absolutamente relevante el hecho de que se haya publicado o no un libro con idéntico título", destaca.

Asimismo, cree que "no puede afirmarse tampoco que sus derechos de propiedad intelectual sobre dicha obra se hayan visto vulnerados porque el título, individualmente considerado, carece de la altura creativa necesaria para ser protegido por la Ley de Propiedad Intelectual, altura creativa que sí que tiene su obra literaria, de la que el título es 'parte integrante'".

Sin confusión

El juez señala que "tampoco se aprecia riesgo de confusión o asociación alguno en el consumidor medio, por lo que la comercialización de la obra de la demandada no constituye infracción alguna de la Ley de Competencia Desleal".

"Ni tan siquiera se esgrimen sus preceptos protectores en la fundamentación jurídica de la demanda, únicamente en los hechos se alude al 'riesgo objeto de confusión al que están expuestos los potenciales compradores y lectores de ambas obras'", subraya.

En este sentido, destaca que "se trata de obras de distinto género", ya que el de Alvaro Arescurringa Idoyaga es ficción histórica y la de Pilar Urbano biográfica, mientras que "el título ni tan siquiera es exactamente coincidente".

Asimismo, apunta que el autor —dato clave a la hora de comprar un libro— aparece claramente especificado, así como el nombre de la Editorial. Por ello, desestima íntegramente la demanda y condena al demandante al pago de las costas procesales causadas a las demandadas. Contra la resolución judicial cabe la interposición de recurso de apelación.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.