El Ministerio, dispuesto a modificar el borrador del ibérico y buscar una solución "idónea" para todos aunque complicada

Burgaz insiste en que el borrador no es algo cerrado y puede modificarse porque no quieren "expulsar" a nadie ni complicar al consumidor
Ruiz Medrano, Burgaz y Clemente tras la reunión con Iberaice
Ruiz Medrano, Burgaz y Clemente tras la reunión con Iberaice
EUROPA PRESS

El director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, ha asegurado que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) está dispuesto a negociar y modificar el borrador sobre el Real Decreto del Ibérico y buscar una solución "idónea" para todos, aunque la considera "complicada".

Burgaz se ha reunido este miércoles en Valladolid con representantes de Iberaice, entidad que agrupa a las empresas cárnicas dedicadas al ibérico, tras la oposición al borrador que ha mostrado esta asociación nacional —que agrupa al 90 por ciento de los productores—, algo en lo que coincide con la Junta de Castilla y León, sobre todo en lo que se refiere a la denominación comercial de los productos.

El director general de la Industria Alimentaria ha asegurado, en referencia a esta nomenclatura, que si el texto "fuese capaz de generar confusión, evidentemente se modificará" porque lo que no quieren "en absoluto" es "expulsar a nadie del mercado" o "complicar la vida" al consumidor.

Sin embargo, Burgaz considera que el texto del futuro Real Decreto es "relativamente amplio" y hay discrepancias fundamentalmente sobre un tema concreto como es la demarcación comercial de los productos, algo que considera "muy importante", pero ha incidido que sobre el resto hay bastante acuerdo.

En este marco, ha reiterado que el Ministerio está dispuesto a negociar y, aunque no conoce en detalle propuestas como la de Castilla y León o Iberaice a este respecto porque aún no la ha recibido, y una vez hablado con ganaderos y todo el sector, verán como se estructura.

Fernando Burgaz ha explicado que hay un doble problema, por un lado los derechos que corresponden a los elaboradores que tienen muchos años de presencia en el mercado y, por otro, la obligación de trasladar al consumidor la máxima información sobre lo que compra, algo en lo que Iberaice está de acuerdo, pero "hay que sopesar ambas cuestiones"

"Se trata de integrar todas las propuestas", ha asegurado, al tiempo que no cause problemas a los productores, garantice la máxima calidad, el control de los productos y una mayor información al consumidor.

Abierto a modificaciones

Burgaz ha insistido en que el borrador está abierto y el objeto es modificarlo en la medida que corresponda, como por ejemplo, en los periodos transitorios que se establecen para adaptarse a la norma, algo que "no hay problema" en revisar porque se trata de facilitar su aplicación.

Por lo que se refiere a la oposición entre comunidades como Andalucía y Castilla y León, ha aclarado que la norma no pretende introducir un debate territorial y ha incidido en que el sector cuenta con diferentes modelos productivos, desde el que tiene la máxima pureza racial de montanera hasta el que es criado en un cebadero extensivo.

A este respecto, considera que más que debate territorial se trata de encontrar puntos de entendimiento entre los diferentes modelos, que tienen requerimientos muy complicados, pero ha reconocido que "esa es la labor".

En cuanto a los plazos en los que pretenden que este Real Decreto esté preparado, Burgaz ha aclarado que quieren que sea "cuanto antes", primero con el cierre del borrador a ser posible durante el periodo navideño, para lo que se termina el periodo de alegaciones a final de esta semana, en la que se mantienen reuniones con diferentes implicados en el sector. Además, el día 27 de diciembre se celebrará otro encuentro con los directores generales de las comunidades autónomas afectadas.

Posteriormente, ha recordado, hay una serie de trámites previos a su publicación, pero además ha incidido en que su efecto no será "de un día para otro", sino que hay unos periodos transitorios para su puesta en marcha y los efectos se verán a largo plazo, cuando espera que la situación económica haya cambiado, al tiempo que ha recordado que desde la cría de un cerdo hasta la salida al mercado de un jamón pasan tres o cuatro años.

Burgaz ha asegurado que se han producido "muchísimas" reuniones y entrevistas de trabajo para ser capaces de elaborar un "diagnóstico" sobre las necesidades del sector desde que se planteó el cambio de la normativa a principios de este año, lo que pretende ser un "revulsivo" para el sector, aportar más facilidad de trabajo y mayor seguridad.

Asimismo, ha explicado que la nueva norma pretende, además de dar cabida a todo el sector, incorporar aspectos positivos para el sector como reforzar los sistemas de control, simplificar las denominaciones para reconocer con más precisión cuáles son los productos que se adquieren.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento