La primera sesión de control al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha desenvuelto en un ambiente convulso, en el que se han producido exabruptos y llamadas al orden de la presidenta, Pilar Rojo, a diputados de la oposición.

Además de la suspensión del pleno durante unos diez minutos por las protestas de los afectados por las preferentes, que advirtieron que "correrá sangre" si no se les devuelve el dinero, otro de los momentos tensos lo protagonizó el diputado de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) David Fernández Calviño.

"No tenéis ni puta idea", les espetó desde su escaño a las bancadas del grupo mayoritario durante el cara a cara entre el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, y el portavoz del grupo del BNG, Francisco Jorquera. "Delincuentes", les llamó Calviño, asimismo, por la política lingüística.

Sus palabras desde el escaño fueron recriminadas por la jefa del Legislativo, quien le recordó que es un "diputado" y le demandó "escuchar con respeto" los debates. Hasta dos veces apercibió al parlamentario ourensano, a quien le avisó de que una tercera llamada al orden le supondría la expulsión de la Cámara.

La presidenta del Parlamento también llamó la atención al portavoz del grupo de Alternativa, el nacionalista Xosé Manuel Beiras, a quien recordó que no tenía la palabra.

"Pero sí tengo capacidad de indignación", le replicó desde su sitio el histórico diputado que había mostrado su malestar con la intervención de Feijóo a propósito de la situación del paro.

Beiras llegó a burlarse de los aplausos de las bancadas populares al presidente autonómico, simulando que dirigía con una batuta las palmadas como si se tratase de una orquesta.

"absoluto desprecio"

Precisamente, Alternativa ha enviado un comunicado en el que denuncia "el absoluto desprecio manifestado por los diputados del PP con toda la ciudadanía", que, según señala, "se hizo patente en la sesión plenaria" de este miércoles cuando los afectados por las preferentes interrumpieron la sesión tras "escuchar falsedades".

"Los diputados del PP no sólo mienten y pretenden tratarnos de imbéciles a todos los gallegos, sino que además se niegan incluso a escuchar abandonando el hemiciclo cuando los afectados únicamente estaban trasladando su indignación y desesperación", señala esta formación.

AGE asegura que "la actitud de desprecio, soberbia y falta de sensibilidad social y ética del Gobierno gallego y su presidente están provocando más indignación" y considera que lo ocurrido este miércoles en el Parlamento "es una muestra más del caos que está provocando el PP y que está afectando a todos los sectores".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.