Una auditoria encargada por el Gobierno de María Dolores de Cospedal ha desvelado que la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos para la Investigación y la Integración (FUHNPAIIN) tiene un agujero de dos millones de euros y que las cuentas de 2011 no arrojaron un beneficio de 45.000 euros, tal y como aseguraron los anteriores gestores.

Así lo han asegurado el gerente del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, Francisco Marí, y el secretario general de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Miguel Benito, en una rueda de prensa ofrecida en Toledo un día después de que el Patronato de la Fundación se reuniera para aprobar las cuentas.

Fue el pasado mes de julio, cuando se celebró la anterior reunión del Patronato, donde la Consejería recomendó a los patronos no aprobar las cuentas que había presentado el anterior gerente "al entender que podía haber una serie de irregularidades que no estaban contempladas".

Sendos responsables han explicado que el agujero viene arrastrado de ejercicios anteriores y es debido a situaciones irregulares detectadas, como que fondos finalistas se destinaban al Rally París-Dakar, una subvención que ascendió a 240.000 euros, o que se registraron gastos en comidas sábados por la mañana cuyo precio medio del menú oscilaba a 100 euros.

Igualmente, han afirmado que se ha llegado a esta perdida porque "ha habido situaciones de doble contabilización", es decir, "se contabilizaba la subvención cuando llegaba y después se volvía a contabilizar cuando se pagaba y eso hace que los beneficios estuvieran hinchados", ha especificado.

Asimismo, han dejado claro que los investigadores eran "ajenos" a estas prácticas y que "no son culpables" de esta situación sino que "ha sido un problema de gestión". Benito ha indicado que, si durante este tiempo no se ha hecho pública esta situación, es porque la Junta quería que los patronos fueran los primeros en conocer estas circunstancias.

La fundación seguirá adelante

A pesar de la situación económica que atraviesa la Fundación, el secretario general de la Consejería ha asegurado que se va a tratar de dar un impulso importante a esta entidad porque para la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, está Fundación es importante y "queremos que siga adelante y potenciarla" y ha apuntado que ningún proyecto de investigación corre riesgo a pesar de lo ocurrido.

"Queremos pasar página y que la Fundación continúe. Hemos detectado el problema y lo hemos cogido a tiempo", ha subrayado el responsable de la Consejería, quien ha destacado que se pretende que la Fundación sea un "referente" a nivel nacional tanto para los enfermos como para los investigadores.

Por su parte, el gerente del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha apuntado que este martes durante la reunión del Patronato se hizo la declaración expresa de garantizar la viabilidad de la Fundación entendiendo que la investigación va a ser unos de los "puntales estratégicos" para el futuro no solo de la Consejería sino de la Comunidad Autónoma.

Dicho esto, ha explicado que aprovechando que hay un nuevo edificio por inaugurar de más de 7.000 metros cuadrados se va hacer un plan estratégico que defina cuál va a ser la línea a seguir en temas de investigación y se va a reforzar alianzas con otras instituciones como la Universidad de Castilla-La Mancha, el Instituto Carlos III o entidades privadas.

Cómo hacer frente a la deuda

Además, ha manifestado que desde hace unas semanas se está trabajando en un plan de viabilidad para ver cómo se hace frente a la deuda. Se va a buscar "la mejor fórmula" para hacer efectivo el dinero que se debe, ha dicho el gerente, quien ha explicado que casi toda la deuda está comprometida con entidades financieras", aunque hay parte que se debe a proveedores e investigadores.

Según ha apuntado, para solventar esta situación se está intentando pasar pólizas a corto plazo a préstamos a largo plazo, "que en algunos casos ha sido posible", aunque además se baraja la idea de buscar una inyección directa por parte de la Consejería.

Este martes también se presentó el plan de actuación para el año 2013. La Fundación contará el próximo año con un presupuesto de unos dos millones de euros, dinero que procede de distintas entidades.

Para hacer una gestión "rigurosa y transparente", se va a poner en marcha un manual de procedimiento interno y de control, algo que no existía antes, y se va a mancomunar todas las firmas en diferentes personas. Hasta ahora solo tenía potestad para firmar el gerente.

A preguntas de los medios, los responsables del Hospital y de la Consejería han explicado que el Patronato ha decidido que, una vez que se depuren todas las circunstancias, se estudiará si existe alguna situación en la que tengan que intervenir los juzgados.

Consulta aquí más noticias de Toledo.