La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, ha señalado respecto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo en los términos de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que se abordará este miércoles en una nueva reunión de la Conferencia Sectorial, que "la esperanza es lo último que se pierde", si bien ha lamentado que las posturas del Gobierno central y la comunidad autónoma estén "cada semana más lejos".

En una entrevista concedida a Canal Sur y recogida por Europa Press, Moreno ha defendido que Andalucía ha sido la comunidad autónoma que más informes y propuestas para intentar llegar a un consenso ha presentado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en una "muy breve" negociación con las comunidades autónomas.

Aunque la Junta ha mostrado su predisposición a hacer renuncias en el entendimiento de que la ciudadanía "aplaudiría un consenso o mínimo nivel de acuerdo entre las grandes sensibilidades del país", la titular autonómica de Educación ha recordado que, si ya el primer borrador "preocupaba mucho", el segundo, "lejos de aproximarse ni un poquito, ha sido mucho más conservador y ultraliberal". "Seguimos con nuestra voluntad de dialogar, pero si se sigue escorando Andalucía no tiene más remedio que pedir que se retire ese texto y que se negocie con la comunidad educativa", ha subrayado.

Moreno, que ha acusado al ministro José Ignacio Wert de escuchar solo a las comunidades autónomas gobernadas por el PP, ha manifestado que únicamente encuentra acuerdo en la "parte dura", dándose "unanimidad en el rechazo a la reforma educativa" en sectores como el Consejo Escolar, sindicatos o la comunidad educativa.

Por encima de aspectos como la invasión de competencias o la polémica "fundada y razonable" del catalán o la asignatura de Religión, la consejera andaluza de Educación ha aludido como "preocupación número uno" a la ruptura de la igualdad entre los discentes, "parte mollar del derecho a la educación", con una "segregación" muy temprana de los alumnos y una "carrera de obstáculos" concretada en las reválidas, donde "un mal día" en un estudiante con una buena trayectoria puede derivar en "un año perdido o un alejamiento del sistema educativo".

"nadie mide en europa por la religión"

Al respecto, Moreno ha establecido la diferencia entre la reválida, con la que "muchos alumnos se jugarán su futuro a una carta", y la evaluación, a favor de la cual se muestra, ya que permite conocer los errores metodológicos, poniendo como ejemplo los resultados que apuntaban a un bajo nivel de lectura en Primaria, aspecto mejorado en las últimas encuestas tras las medidas de la administración y los "esfuerzos" del profesorado. "El informe PISA no suspende niños", ha resumido.

Y es que la consejera ve "absurdo" retirar la financiación de programas como los de refuerzo y acompañamiento si se pretende incidir en la mejora de factores tales como la tasa de abandono escolar. "No sé a qué ayuda a mejorar el rendimiento implementar la Religión, eliminar Educación para la Ciudadanía o hacer 'rankings' de centros", ha recordado, subrayando que, a su juicio, la reforma está cargada de "una visión elitista y absolutamente privatizadora".

"Nadie nos va a medir en Europa por la Religión", ha señalado Moreno, que ha lamentado la ruptura en esta materia de "equilibrios constitucionales". Asimismo, y sobre la supresión de programas, ha reivindicado que la administración autonómica está "tapando los agujeros y boquetes que nos deja el Ministerio" al financiar iniciativas descartadas por el Ejecutivo central, que ha disminuido su consignación presupuestaria para el curso 2012-13 en un 31 por ciento frente al 7 por ciento de la Junta.

Así, ha recordado que en la comunidad autónoma andaluza se mantiene la red de comedores y la gratuidad de libros de texto y ha anunciado que en su departamento estarán "atentos" a la posibilidad de poder paliar con programas o fondos las dificultades que sufren algunos alumnos como consecuencia de las circunstancias económicas de sus familias.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.