Canarias
Canarias

El buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' acaba de atracar en el puerto de Santa Cruz de Tenerife poniendo fin así a la campaña Raprocan, en la que se ha realizado un intenso muestreo físico-químico y biológico de las aguas de Canarias, y algunos de los resultados preliminares de este estudio muestran que la temperatura del océano está aumentando de forma alarmante.

El equipo científico del proyecto Raprocan acaba de llegar al puerto tinerfeño después de haber recorrido 1.200 millas náuticas en aguas de Canarias analizando, durante 26 estaciones de muestreo profundas (de 0 a 5.000 metros de profundidad), un total de 6.500 litros de agua. Se midieron más de 40 parámetros físico-químico-biológicos como temperatura, conductividad, presión, velocidad de la corriente, oxígeno disuelto, nutrientes, pH, alcalinidad, carbono inorgánico total, fluorescencia, zooplancton, fitoplancton y bacterias, entre otros.

El océano es uno de los componentes principales del sistema climático terrestre

Raprocan cuenta en esta ocasión con un equipo multidisciplinar de científicos y técnicos del Centro Oceanográfico de Canarias del IEO, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, del Banco Español de Algas y de la empresa DC Servicios Ambientales, liderados por el científico titular del IEO Eugenio Fraile.

Este equipo acaba de hacer públicos los resultados preliminares de la estación fija (EBC), los cuales muestran un aumento significativo de la temperatura y la salinidad de las aguas Canarias desde superficie hasta el fondo en los últimos 15 años.

Los últimos modelos predicen un aumento de la temperatura del océano para finales de siglo de 0,6ºC, mientras que las aguas Canarias están ya registrando aumentos de 0,26ºC por década a 300 metros de profundidad, o incluso de 0,36ºC por década a 870 metros de profundidad.

El océano y el clima

El océano es uno de los componentes principales del sistema climático terrestre. Su alta densidad y capacidad calorífica han otorgado al océano el papel fundamental de modular el clima a diferentes escalas espaciales y temporales.

El océano realiza este trabajo transportando desde el ecuador hacia altas latitudes aproximadamente 1,5 PetaWatios, es decir, el equivalente al calor producido por más de medio millón de centrales eléctricas trabajando de manera conjunta. Esta circulación es conocida como Bucle Latitudinal (BL) y cualquier variación en él podría traducirse finalmente en cambios del clima global.

Esto hace evidente la necesidad de observaciones sistemáticas del océano y de largos registros. Actualmente son escasas las series oceánicas de larga duración en el mundo que permiten estudiar la variabilidad del Bucle y los mecanismos que la gobiernan.