El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se reúne este miércoles con los consejeros de Educación de las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Educación para acercar posiciones sobre el anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Se trata del segundo encuentro en un mes.

La última Conferencia Sectorial del pasado 4 de diciembre no estuvo exenta de polémica por la marcha, a mitad de la reunión, de la consellera de Enseñanza catalana, Irene Rigau, que calificó de "inadmisible" la reforma educativa y pidió la retirada del borrador. Tampoco aceptó la propuesta de última hora del ministerio para incluir en las evaluaciones al final de cada etapa un examen de Literatura y Lengua catalanas.

Andalucía, País Vasco, Canarias y Asturias también manifestaron su rechazo al anteproyecto y criticaron que el ministro les enviara el texto articulado con menos de 24 horas de antelación, por lo que denunciaron un "defecto de forma" en la convocatoria, contrario al reglamento de la Conferencia Sectorial.

La semana pasada, el ministro mantuvo encuentros bilaterales con responsables de Educación y representantes del PP de las comunidades autónomas con lengua cooficial —concretamente, de País Vasco y Cataluña—, con el objetivo de discutir el tratamiento de estas lenguas en la reforma educativa.

De todos las reuniones, trascendió la que Wert mantuvo en el Congreso el miércoles —en medio de una maratoniana jornada de preguntas en el Pleno y una comparecencia en la Comisión de Educación— con la líder 'popular' en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que pidió al ministro que el catalán no se denominara asignatura 'de especialidad' sino 'autonómica' o 'propia'.

Al día siguiente, el jueves, el ministro se reunió durante más de dos horas y media en la sede de su departamento con la consellera Rigau para acercar posiciones tras el plante de ésta en la última sectorial y la amenaza de un frente común contra la reforma educativa, liderado por Artur Mas, y respaldado por CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP.

Pese a que no hubo aproximación en los temas clave —competencias autonómicas y el tratamiento del catalán—, Wert se comprometió tras la reunión con la responsable catalana en seguir hablando para lograr algún acuerdo e insistió en que el texto sigue abierto a propuestas.

Por su parte, la consellera catalana, celebró que hubiera diálogo con el Ministerio de Educación y aseguró que si bien el objetivo final de la reforma es compartido —garantizar a los alumnos un mínimo de las dos lenguas—, no lo es la forma para lograrlo.

Según fuentes del departamento de Wert, el texto que se va a discutir en la reunión de este miércoles con todos los consejeros es el mismo que el de la sectorial del pasado 4 de diciembre. Se prevé que tras este encuentro con las autonomías, el Consejo de Estado analice el borrador para que sea aprobado por el Consejo de Ministros y lo envíe al Congreso para su debate a principios de febrero.