El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este miércoles que la recapitalización directa de los bancos se podrá aplicar cuando funcione el supervisor único bancario, a partir de marzo de 2014, y ha subrayado que España es la más interesada en que este mecanismo se ponga en marcha, ya que una mayor supervisión transmite una mayor garantía de seguridad y confianza en el sector.

Además, a preguntas de CiU y PNV, Rajoy ha insistido en que no descarta pedir el rescate de la UE, aunque hasta ahora no lo haya hecho.

Rajoy lo ha afirmado durante su primera intervención ante el Pleno del Congreso para dar cuenta del Consejo Europeo de la pasada semana, que "cumplió el objetivo" de acordar la asignación de facultades de supervisor bancario al Banco Central Europeo (BCE), "algo impensable a principios de año". "Es una muy buena noticia", ha insistido.

El presidente ha celebrado que, aunque "a veces con un ritmo desesperadamente lento", la UE se mueve. Aunque a su Gobierno le hubiera gustado "avanzar más y más rápido".

Un "elemento clave" para los intereses españoles, según Mariano Rajoy, es que se permita que las inyecciones de capital puedan efectuarse de forma directa en las entidades que lo necesiten, una idea que "se abre paso" y que "se hará realidad una vez establecido el supervisor único". "Sus reglas se han establecido previendo ya esta posibilidad", ha afirmado Rajoy.

Supervisión al 100% de las entidades

A renglón seguido, ha resumido las normas que regirán este nuevo instrumento, que supervisará a todas las entidades bancarias europeas que cuenten con más de 30.000 millones de euros de capital —lo que en España supone el 95% de los activos—, mientras que el resto serán supervisadas por las autoridades nacionales, "aunque el BCE podrá reclamar la supervisión en cualquier momento, por iniciativa propia o a petición de un supervisor competente".

"Hubiéramos preferido que la supervisión única se aplicara al 100% de los bancos europeos, pero es una avance muy importante para consolidar nuestro sistema", ha zanjado.

Rubalcaba, "ceder soberanía, sí pero para avanzar hacia la Europa social"

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha quejado de la lentitud de las decisiones de la UE y de los tímidos avances que se producen, y ha avisado de que se mueve a "un ritmo caribeño" incompatible con la situación económica de España, porque va "muy despacio y la crisis va muy deprisa".

Según su criterio, no sólo se tarda mucho en adoptar decisiones, sino que además éstas se aplican de forma muy lenta e incluso, en algunos casos, se dejan en un cajón aparcadas, como el plan de crecimiento aprobado en el Consejo Europeo de junio pasado.

Pero el principal problema, a su juicio, es que la política europea y la española son "clónicas", con ajustes ineficaces e injustos y sin un modelo de crecimiento.

El PSOE se ha mostrado partidario de "ceder soberanía" a la UE para avanzar hacia la Europa social, no solo "bancaria, fiscal y presupuestaria" y se ha mostrado contrario a ceder soberanía "para que decidan nuestro sistema de pensiones o nuestro mercado laboral" .

Rubalcaba ha apostado por cambiar la "restrictiva" política monetaria y ha pedido a Mariano Rajoy que "busque por debajo de las piedras" en los presupuestos europeos para ayudar a España.

CiU y PNV piden a Rajoy que solicite el rescate

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha instado al Gobierno a que pida el rescate para conseguir, entre otros objetivos, rebajar el coste de financiación del conjunto de la economía española, que continúa en "estado de alarma".

Según ha explicado Duran Lleida en el Pleno del Congreso, el rescate de la economía española permitiría poder satisfacer los compromisos de deuda con los acreedores y rebajar el coste de financiación de España.

El diputado del PNV Aitor Esteban ha abogado por el rescate de la economía española, al igual que CiU, y ha preguntado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que desvele qué consecuencias tendría para España. Para el PNV no haberlo solicitado ya ha supuesto perder una oportunidad que, en su opinión, habría aliviado la situación de los pensionistas, contribuido a controlar el déficit o para no recortar tanto en inversiones.

El presidente Rajoy contestó a PNV y a CiU que su Gobierno, de momento, ha decidido no pedir el rescate. "Eso no significa que en el futuro no tomemos la decisión de pedirlo". Sobre las condiciones que le han impuesto ha contestado "¿Condiciones? A mí nadie me pidió ninguna, entre otras cosas porque no lo hemos pedido (el rescate)". Y, por último le ha preguntado a Aitor Esteban, "¿puede usted asegurar que la prima bajaría 25o puntos?".