Jordi Cruz
Cruz, chef de Abac, trabajando con su equipo. abacbarcelona.com

Jordi Cruz sigue fiel a una cocina muy personal, perfectamente interpretada y basada en una materia prima y un producto de indudable calidad. En el restaurante ABaC, un equipo de jóvenes profesionales desarrolla una cocina creativa de inmejorable técnica, basada en la creatividad y la innovación.

Comedor y jardín se comunican a través de grandes ventanalesEn el año 2000 ABaC Restaurant abrió sus puertas en su primer emplazamiento ubicado en la calle del Rec de Barcelona. En Mayo de 2008 trasladó su actividad a su actual emplazamiento en la Avenida Tibidabo.

Se trata de un pabellón de nueva construcción, en contacto con el jardín. Interior y exterior se comunican a través de grandes ventanales. Es un capricho de blancos, en todas sus tonalidades. De ambiente sereno, neutro y elegante, el sentido de sofisticación se plasma en los pequeños detalles, en los materiales utilizados y en el juego de luces.

En cuanto a su cocina, el propio Jordi Cruz la define como "evolutiva e inquieta, basada en el producto y donde coexisten tanto la creatividad como la tradición". La profesión destaca de este joven chef su coherencia y su idea propia de cocina de vanguardia, más allá de modas y tendencias.

Mi cocina es evolutiva e inquietaEntre sus creaciones podemos destacar la Falsa yema de huevo con parmentier de patata y rúcula, Bistec tártaro ahumado, nieve de ternera aliñada, yema cocinada, velo de mostazas y crujiente de pan a la pimienta, Paletilla de cabrito en dos cocciones con setas y crema de ajos, o bien Ventresca de atún del Mediterráneo con macarrones de ponzu, piel kumkuat, mizuna, crujiente de alcachofa y puré de raíces picantes.

Todas estas joyas de la gastronomía se sirven en una exquisita vajilla Versace y acompañadas de una extensa y selecta bodega.