José Coronado: "Tengo alma de Peter Pan y sigo pensando que me voy a comer el mundo"

  • El último ganador del Goya al mejor actor estrena 'El cuerpo'.
  • Nació en 1957. Empezó Derecho y Medicina y trabajó como modelo y restaurador.
  • Tiene dos hijos, uno con Paola Dominguín y otra con Mónica Molina.
José Coronado, en la presentación de 'El cuerpo'.
José Coronado, en la presentación de 'El cuerpo'.
JORGE PARÍS

Como en No habrá paz para los malvados, José Coronado se mete en la piel de un policía en El cuerpo, donde trabaja con Hugo Silva y Belén Rueda a las órdenes de Oriol Paulo.

No se quejará: no para de rodar.

Es verdad. Me va bien, y casi me da vergüenza decirlo con la que está cayendo.

¿Ypor qué le va bien a usted?

Esta profesión es así, va por rachas. El tsunami de No habrá paz para los malvados ha ayudado, y con el tiempo te haces con un sitio en el mercado. Actuar es una carrera de fondo.

¿Vive su mejor momento?

Sí, tengo proyectos interesantísimos, y hasta estoy rodando en Francia, donde trato de meter cabeza. Pero, desde que empecé, cada año ha sido mejor: mi gran premio es haber hecho de la actuación mi oficio. Son 26 años... Y ahora paso por una muy buena racha.

¿Qué hacía cuando era mala?

Desde el principio vi que, para ser completo y vivir bien, un actor tiene que darle caña al cine, la tele y el teatro. Así que, cuando flaqueaba una cosa, me iba a la otra y seguía aprendiendo. Nunca le he hecho ascos a nada: me ha dado igual una vaquilla que un miura.

¿Y qué me dice de El cuerpo?

Que es sorprendente, que cada pocos minutos da un giro imprevisto. Que entretiene, capta la atención y respeta la inteligencia del espectador. Y que encarno a un policía que es un cuervo repugnante.

Es todo un veterano. ¿Se atreve a dar consejos a los jóvenes?

Sí, que ni un veterano puede ir de sobrado. En cada rodaje siento cosquillas y acudo lleno de dudas. Hay que seguir jugando, porque con los años puedes controlar la técnica, pero la interpretación es arte y colaboración, y nunca puedes estar seguro de dar en la diana.

¿Es cada vez más fácil o más difícil?

Al principio, tenía una ventaja: éramos pocos actores para repartirnos el pastel. Ahora es más difícil: hay muchos actores preparados. Lo que no he perdido con el tiempo es la osadía... Tengo alma de Peter Pan, me atrevo con todo y sigo pensando que me voy a comer el mundo. Un actor no puede perder la osadía.

¿Alma de Peter Pan?

Sí. Actuar, en inglés y francés, se dice jugar, y eso es lo que hacemos los actores. El actor debe ser un eterno Peter Pan.

Se le ve feliz.

Lo estoy. Tengo un espíritu joven, no me siento mayor, hago deporte y me río mucho.

La situación no da mucha risa.

No... Es tremenda. Estoy haciendo una película, Crisis, sobre la debacle en la que nos han metido los políticos, financieros y banqueros. La gente se suicida, pide, atraca, y esto no tiene visos de arreglo a corto plazo. Es tremendo que todo se intente arreglar a base de recortes sociales.

¿Y arreglarán algo?

Nos quedan por ver cosas tremendas... Pero algún día esto se acabará. Eso sí, el fondo no se ve, y la gente está aburrida de promesas y de políticos.

¿Y usted qué piensa de ellos?

Que hay de todo, pero que el poder corrompe y aborrega. Me desespera su actitud: parecen niños pequeños echándose la culpa unos a otros cuando estamos en un momento en el que hay que unirse para salir adelante. Mira lo de Cataluña... ¡Que no es el momento, coño! ¡Esperad un poco, salimos de todo esto, y solucionamos lo vuestro!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento