Ardales
El pueblo de Ardales, en la provincia de Málaga. ARCHIVO

Tenía 47 años, mujer y dos hijos, estaba en el paro y muy endeudado. Jorge, conocido como Jordi, se suicidó el sábado pasado, poco antes de las 17.00 horas, en su pueblo, Ardales (Málaga), según ha confirmado a 20minutos.es el alcalde la localidad, Juan Calderón. "Era conductor de camiones y había manifestado que, con su edad, las expectativas de encontrar trabajo eran malas. Se quitó la vida por ahorcamiento en su casa", ha explicado el primer edil.

El fallecido, cuya mujer también está en el paro, había llegado a un acuerdo con Unicaja, la entidad financiera con la que había firmado la hipoteca. "Le habían concedido la dación en pago, pero tenía deudas y pocas esperanzas de encontrar trabajo", ha asegurado Calderón. Fuentes de Unicaja han confirmado a este diario que en octubre se firmó la dación el pago con el fallecido y que se estaba buscando un alquiler social, "pero nunca se ha firmado una orden de desahucio".

Jordi, así conocido porque su abuela materna era catalana, tenía dos hijos, de 22 y 24 años de edad. Sus padres, que todavía viven, también residen en el pueblo. El alcalde ha explicado que no decretarán ningún día de duelo por expresa petición de la familia.

Un día antes, el pasado viernes, una mujer fallleció en la barriada malagueña de Los Corazones tras arrojarse desde el balcón de su vivienda, situada en una cuarta planta. A principios de semana había recibido una orden de desahucio por impago de la hipoteca.

Consulta aquí más noticias de Málaga.