El próximo lehendakari, Iñigo Urkullu, reclamará este miércoles, durante el debate de investidura que se celebrará en la Cámara autonómica, "acuerdos amplios" con los que abordar en esta décima legislatura "un plan de choque" por el empleo y la reactivación económica, y lograr un pacto de Nuevo Estatus Político para Euskadi que "fortalezca el autogobierno" y sea "lo más integrador posible", según han informado a Europa Press fuentes jeltzales.

Urkullu intervendrá en el pleno de investidura, que se iniciará a las nueve de la mañana, después de que lo haga la portavoz parlamentaria de EH Bildu, Laura Mintegi, que también ha presentado candidatura a la Presidencia del Ejecutivo vasco, a sabiendas de que no saldrá elegida.

Mintegi, que pretende que se visualice en el Parlamento vasco "la alternativa" que supone EH Bildu al Gobierno del PNV, comenzará su discurso nada más empezar la sesión de investidura. Para explicar sus planteamientos, dispone de 90 minutos. Transcurrido ese tiempo, será el turno de la intervención de Iñigo Urkullu, que podrá exponer sus líneas estratégicas a lo largo de también otra hora y media.

El candidato jeltzale insistirá, en su discurso, en los tres compromisos programáticos en los que ha incidido a lo largo de los últimos meses y que defendió en la campaña electoral que le llevó a la victoria en las urnas el pasado 21 de octubre.

De esta forma, planteará a los partidos de la oposición la necesidad de llegar a "acuerdos amplios" entre todas las formaciones en tres temas que considera fundamentales para abordar en este mandato: la superación de la crisis económica, la profundización en la paz y la convivencia, y el logro de un nuevo Estatus Político.

Consciente de las prioridades del grave momento económico por el que atraviesa la sociedad vasca y convencido de que exige de la responsabilidad de todos los partidos, centrará su discurso, sobre todo, en la necesidad de unidad para sacar adelante iniciativas que permitan superar la actual crisis.

Por ello, planteará, como prioridad, poner en marcha un plan "de choque" por la creación de empleo y la reactivación económica. El próximo lehendakari —que, probablemente, saldrá elegido el jueves en segunda votación con el apoyo de sus 27 parlamentarios— pondrá especial énfasis en la necesidad de potenciar el tejido empresarial vasco, con el apoyo expreso a la pequeña y mediana empresa.

Iñigo Urkullu, que propondrá un adelgazamiento de la estructura del Gobierno vasco y de las sociedades públicas, insistirá en su compromiso de mantener los servicios públicos básicos, con el fin de garantizar el bienestar de los ciudadanos de Euskadi.

En su discurso, también abordará "la necesidad" de conseguir un acuerdo por la paz y la convivencia, y de lograr un pacto sobre un nuevo Estatus Político que "fortalezca el autogobierno vasco" porque significa "mayor bienestar".

Su pretensión sobre esta cuestión especialmente sensible, que puede llevar al desencuentro entre las formaciones políticas, es conseguir un acuerdo "lo más integrador posible".

"más allá"

Precisamente, éste será uno de los puntos en los que la candidata de EH Bildu, Laura Mintegi, incidirá, durante su intervención, para emplazar al PNV a ir "más allá" de la mera formulación de un nuevo Estatus Político porque, en su opinión, sin una "soberanía plena", será mucho "más lento y costoso" superar la actual crisis.

Con el fin de dar "solución" a los principales problemas de los ciudadanos vascos, dedicará gran parte de su discurso a los apartados social y económico, y realizará propuestas concretas para salir de la actual coyuntura económica.

En este contexto, abogará por "la necesidad" de que los vascos tengan "las herramientas" para hacer su propia política, también en el contexto económico, y pondrá sobre la mesa "el derecho a decidir y la soberanía". En su opinión, "sin soberanía plena, será mucho más lento y costoso" superar la crisis.

En cuanto al tema de paz y normalización, Mintegi rechazará la pretensión "de algunos" de construir "un único relato" sobre la violencia sufrida en el País Vasco y apostará por "unir" los de las personas y colectivos "que han sufrido en este país". Además, anunciará que EH Bildu estará "en todos los foros" que trabajen por la paz, tanto en el Parlamento como fuera de él.

Sin oposición revanchista

Tras los discursos de los candidatos a lehendakari de EH Bildu y del PNV, se interrumpirá el pleno hasta las dos y media de la tarde, hora en la que, por orden de menor a mayor, intervendrán los representantes de UPyD, PP y PSE-EE.

El líder del PSE-EE, Patxi López —que deberá abandonar la Lehendakaritza una vez que finalice la sesión de investidura—, se dirigirá a Iñigo Urkullu para ofrecerle "la mano tendida" en aquellas iniciativas que sean buenas para los intereses de la sociedad vasca.

De esta forma, insistirá en su intención de no hacer una oposición "revanchista", sino de "colaboración", siempre que no se traspasen "las líneas rojas" que, a su juicio, ha mantenido su Ejecutivo en esta legislatura y que pasan porque no se recorte en educación ni en sanidad.

Para el secretario general de los socialistas vascos, no se debe aprovechar la intención de realizar ajustes "para podar los servicios públicos y el estado de bienestar".

Patxi López tampoco está dispuesto a "meterse en aventuras" soberanistas y requerirá al próximo presidente del Gobierno vasco que explique "claramente", sin ambigüedades, qué plantea con su nuevo Estatus Político. En este sentido, le advertirá de que los socialistas están dispuestos a avanzar en el autogobierno, pero no entrarán en iniciativas que supongan rebasar la legalidad.

Concreciones en materia económica

También el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, exigirá a Iñigo Urkullu que concrete medidas económicas para salir de la crisis, sin "perderse en derivas soberanistas a la catalana" que sólo traerían "crispación, bronca y división". Además, le exigirá "un final del terrorismo sin pagar peaje político" y el mantenimiento de "la exigencia democrática".

Basagoiti expresará su voluntad de realizar una oposición "crítica", pero "constructiva" al Gobierno jeltzale, y hará una propuesta "alternativa" a la del PNV de cara a afrontar la próxima legislatura.

Los ejes sobre los que pivotará la intervención del líder de los populares vascos serán la salida de la crisis, "el fin del terrorismo sin pagar peaje político" y asegurar los actuales "marcos de convivencia", como la Constitución y el Estatuto.

Además, planteará la necesidad de "arrimar el hombro para sacar adelante las cuentas y las medidas económicas" que puedan apoyar al tejido productivo y crear empleo. También exigirá "un mayor rigor" en la gestión de los recursos públicos y una mayor exigencia del control del gasto a las administraciones.

Por su parte, el parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, pedirá a Urkullu que "descarte cualquier tipo de aventura soberanista o cambio en el estatus político de Euskadi", y planteará a Mintegi que no tendrá "legitimidad mientras no condene expresa y claramente a ETA y exija su disolución incondicional".

VOTACIÓN

La jornada del miércoles del pleno de investidura finalizará con la votación de los grupos y se espera que ninguno de los dos candidatos salga elegido lehendakari porque, para ello, precisarían de una mayoría absoluta de la que no disponen.

A Iñigo Urkullu le respaldarán los 27 parlamentarios que el PNV tiene en la Cámara y a Laura Mintegi los 21 representantes que obtuvo. Habrá que esperar a la segunda votación que se producirá al día siguiente, jueves, para que Urkullu sea investido presidente del próximo Gobierno vasco.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.