El juez instructor de la ramificación balear del caso Gürtel, más conocida como caso Over Marketing, José Castro, considera "bastante prematuro" archivar la imputación del todavía presidente del Parlament, Pere Rotger, por la "controvertida contratación" en el 2008 de la empresa Over para realizar un 'Estudio del clima de opinión ciudadana en el municipio de Inca".

En el auto judicial en el que desestima la petición de la defensa de Rotger para que archivara la imputación del exalcalde de Inca, Castro señala que este estudio vino precedido de una Propuesta de Servicios de Comunicación Institucional para el Consistorio de Inca, que se trataba de una propuesta que "claramente servía a los intereses del PP de Inca y no de su Ayuntamiento, como lo evidencia su propio texto y el reconocimiento de cuantos han prestado declaración sobre tal extremo".

A pesar de ello, añade que la propuesta de contratación de estos servicios ofrecidos por Over Marketing "no va dirigida a los dirigentes locales del PP, sino a los del Ayuntamiento de Inca", por lo que, en su opinión, la contratación tenía la intención "de perpetuarse hasta las siguientes elecciones de 2011".

"La propuesta de servicios contenía datos que era imposible que pudieran adivinar los directivos, empleados o creativos de Over Marketing y sí, en cambio, hay que deducir que le fueron facilitados desde el Ayuntamiento de Inca, como eran la futura sucesión de Pere Rotger por Rafael Torres y el mantenimiento de la mayoría absoluta para las próximas elecciones municipales", asegura el magistrado.

Concretamente, ha detallado que la propuesta contenía como el frente estratégico el objetivo de "la preparación de la sucesión de Pere Rotger por Rafael Torres, estructurada sobre la base del análisis de los puntos fuertes y débiles de cada uno y la percepción que el ciudadano tiene de ellos y su gestión y no hay que ser una lumbrera para atisbar que a tal fin sirvió el llamado 'Estudio del clima de opinión ciudadana en el municipio de Inca' que el destino le tenía reservado a Over Marketing".

Asimismo, considera que otro de los objetivos era la "consolidación" del que sería futuro alcalde de Inca, Rafael Torres, que "literalmente pasaba por su preparación específica y la de su equipo en materia de imagen".

"Tampoco hay que derrochar inteligencia para deducir que a este objetivo sirve el curso de portavocía que también le estaba predestinado", agrega Castro, quien estima que otro de los objetivos del contrato era lograr el mantenimiento de la mayoría absoluta para las próximas elecciones municipales, que "también pasa por vender una buena imagen del Ayuntamiento, objetivos políticos y medios para conseguirlos que obviamente no pudieron ser imaginativamente elaborados por nadie vinculado a Over Marketing".

El juez indica que como "no cabe elucubrar supuestos de espionaje", hay que deducir también que tales datos le fueron facilitados por la persona que realizó el encargo y que, en razón a su neto contenido de partido, "debía ser el presidente local del PP, pero que alguien deberá explicar por qué el destinatario de la propuesta no fue aquél, sino el alcalde de Inca a quien se le propone su propio acto homenaje para cuando cumpla 15 años al frente de la Corporación, ensalzándole, pero sin ensombrecer a su sucesor".

Por estos motivos, Castro sostiene en que con este panorama, archivar la imputación de Rotger es "prematuro por el momento" y no descarta, aparte de otras declaraciones y tal y como ha sido solicitado por el exconseller de Interior José María Rodríguez, una nueva declaración del director de Over Marketing, Daniel Mercado.

Por ello, considera "prudente" escuchar ésta y otras declaraciones de imputados y testigos, para posteriormente, "exculpar o incriminar a quienes proceda" y estudiar, en tal caso, si se levanta o no la imputación de Rotger.