La Fiscalía de Valencia pide penas que oscilan entre los 18 y los 33 años de cárcel para cinco miembros de un grupo que se dedicaba a asaltar a conductores que se encontraban en áreas de descanso o en zonas aisladas. Estas cinco personas han sido juzgadas este martes en la sección cuarta de la Audiencia Provincial.

En concreto, el ministerio público les acusa de tres delitos de robo con violencia e intimidación; de dos delitos de lesiones; de una falta de lesiones; y de un delito de constitución e integración de grupo criminal.

Según el fiscal, estas cinco personas se pusieron de acuerdo y constituyeron un grupo organizado para cometer infracciones contra el patrimonio. Actuaban bajo el mismo patrón, de modo que uno o varios de los procesados localizaban a personas que se encontraban solas, en el interior de sus coches, en lugares despoblados y generalmente a altas horas de la madrugada.

Estas personas —un español, dos rumanos, un marroquí y un argelino— les obligaban por la fuerza a salir de los vehículos, utilizando cuchillos y porras, les agredían si consideraban que era necesario, les amenazaban y les obligaban a entregarles los objetos de valor que tuvieran, así como el número secreto de sus tarjetas bancarias.

Así, mientras varios de los acusados retenían a las víctimas en contra de su voluntad —según consta en el relato provisional del ministerio público—, los otros procesados se dirigían a cajeros de entidades bancarias y extraían de las cuentas bancarias de los perjudicados, las cantidades disponibles.

En concreto, el fiscal relata hasta cuatro episodios, entre junio y julio de 2011, en descampados o áreas de servicio próximas a las localidades valencianas de Llosa de Ranes, Villanueva de Castellón y Beneixida. En todos los casos, los acusados robaban y golpeaban a las personas que se encontraban dentro de sus coches, y luego les abandonaban en huertos o lugares despoblados.

Al respecto, uno de los miembros del grupo ha indicado durante la vista que no se acuerda de casi nada, pese a que en su declaración ante Policía y ante el juzgado de Instrucción ofreció diferentes detalles de los asaltos. Respecto al interrogatorio ante los agentes policiales ha señalado que se sintió "coaccionado".

Asimismo, ha afirmado que tan solo recordaba uno de los incidentes, pero "muy poco" porque había tomado cocaína, alcohol y porros. "No recuerdo tampoco nada. Creo que hice un robo... Pero hago las cosas en un momento y a lo mejor luego no me acuerdo", ha aseverado. "Me vienen imágenes flasehadas", ha apostillado.

Además, este procesado, al igual que luego ha hecho otro, ha negado que utilizara alguna vez un arma, o que perteneciera a algún grupo organizado para cometer asaltos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.