El Departamento de Transportes del Gobierno vasco ha presentado este martes en Bruselas el proyecto europeo CFA-EFFIPLAT, que lidera para la promoción del Corredor Atlántico en el ámbito de las mercancías, en un acto en el que ha pedido la implicación del Ministerio de Fomento del Gobierno de España en el desarrollo del Corredor Atlántico.

Según ha recordado el Ejecutivo, el objetivo del proyecto CFA-EFFIPLAT es la promoción y desarrollo del Corredor Ferroviario Atlántico de Mercancías desde una perspectiva global del sistema de transportes, integrando la conexión con los puertos y las plataformas logísticas multimodales del Arco Atlántico, a través de la creación de una red transnacional de administraciones públicas y operadores ferroviarios, logísticos y portuarios públicos y privados interesados en la mejora del transporte ferroviario e intermodal en el corredor atlántico de mercancías.

De este modo, se busca impulsar el desarrollo, la planificación y ejecución de la infraestructuras necesarias y su adecuada explotación para propiciar la creación de un corredor sostenible para el transporte de mercancías, incluyendo aquellas infraestructuras necesarias para la conexión a los puertos y promocionar servicios de transporte intermodales competitivos y eficientes, en particular ferroviarios y marítimos, complementarios a la carretera.

El proyecto CFA-EFFIPLAT, que finaliza en octubre de 2014, tiene un presupuesto de 1.320.718,75 euros y una duración de 24 meses. Forma parte de las actuaciones llevadas a cabo para la promoción del corredor ferroviario atlántico, que ha tenido lugar desde diciembre de 2010, lideradas por el Gobierno vasco.

El Ejecutivo autonómico, como coordinador del grupo de transportes del Arco Atlántico, ha reiterado su "satisfacción" por la inclusión del Corredor Atlántico dentro de las redes prioritarias de transporte, así como su reivindicación de que las regiones de la CRPM tengan una mayor financiación para el desarrollo de sus corredores ferroportuarios, dada su naturaleza periférica en relación al centro de Europa. Esta actuación consiguió el respaldo del Ministerio de fomento de España y del ejecutivo francés.

El director de Transportes en funciones, Mikel Díez Sarasola, ha recalcado, como en ocasiones anteriores, que el principal objetivo para maximizar la eficiencia del transporte se basa en la búsqueda de la multimodalidad. En este sentido, la necesidad de promover la conexión entre puertos y ferrocarril y entre el ferrocarril y la carretera se considera "fundamental y necesario", tanto para la competitividad de las empresas como para lograr cumplir con los objetivos del Libro Blanco de Transporte.

Estos objetivos se inscriben en una estrategia global apoyada en políticas europeas basada en la lucha contra el cambio climático, la búsqueda de una política de transportes e implementación de RTE-T priorizando el transporte ferroviario y marítimo de mercancías, desarrollo de la logística, de la intermodalidad y de la interoperabilidad, aumentar la competitividad de las empresas con conexiones rápidas y eficientes, y contribuir a aplicar la estrategia del Arco Atlántico, actualmente en elaboración por la Comisión Europea.

El director de Transportes ha informado, además, de que el programa implica la constitución de una red estable más allá de la duración del Proyecto, una Asociación ATCDA a la que ya se han adherido distintos actores portuarios y logísticos.

Importancia medioambiental

Por su parte, el coordinador de proyecto de la Unidad de Redes Transeuropeas de la

Dg move, Carlos de Grandis, ha expuesto el interés que suscita en el ámbito europeo el desarrollo de este corredor, sobre todo, en el campo medioambiental, ya que supone reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, ha señalado que resulta de vital importancia el impulso de este proyecto, ya que el corredor tiene "flujos insostenibles" de transporte de carretera a lo largo de sus más de 2.000 kilómetros que atraviesan varios estados y transcurre por regiones europeas, donde viven cerca de 65 millones de habitantes.

Se trata del único corredor de conexión entre Portugal y toda la fachada atlántica a Europa, lo que supone interconectar más de trece puertos de la fachada atlántica ubicados entre el país luso y Holanda y, por tanto, aumentar las posibilidades de negocio de los puertos, así como interrelacionar los diferentes centros logísticos que se hallan en su zona de influencia.

El desarrollo de una red de agentes que promocione el Arco Atlántico supondrá también homologar este eje estratégico con los ejes prioritarios de Centro Europa y del Mediterráneo, además de facilitar los tránsitos y las conexiones hacia el norte de Europa, el Reino Unido y Marruecos.

Carlo de Grandis ha hecho especial hincapié en la adecuada gestión del corredor. En este sentido, la Comisión Europea aboga por la creación de plataformas de los corredores donde se integrarían distintos actores como, según ha señalado De Grandis, la asociación impulsada en el marco del proyecto europeo.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.