El grupo antimilitarista KEM-MOC de Bilbao ha entregado este martes en el Museo de la Paz de Gernika, el casco militar que se llevó la semana pasada en la exposición del Regimiento Garellano, convertido en "kaskulore" (maceta con flor), según ha informado en una rueda de prensa celebrada en Astra, antigua fábrica de armas que es ahora fábrica de creación cultural.

Al acto han asistido, como muestra de apoyo, personalidades del mundo de la cultura, de los movimientos sociales de Bizkaia y de la Universidad. Así, han participado el músico Natxo de Felipe, el profesor de la UPV/EHU Pedro Ibarra y representantes de colectivos sociales como Ekologistak Martxan.

Con esta acción, el KEM-MOC pretende denunciar "los ejércitos y sus guerras" por considerar "obsceno homenajear a los causantes de tanta muerte, destrucción y miseria".

Según declaraciones de los antimilitaristas en la rueda de prensa, "es un insulto a la razón y una obscenidad homenajear a militares que han participado en conflictos cuyas consecuencias se miden en cientos de miles de muertes", refiriéndose a las guerras de Cuba y Marruecos, "que se saldaron con 200.000 y 46.400 muertes, respectivamente".

Los antimilitaristas han elegido Gernika por lo que "históricamente simboliza" y han entregado el casco transformado en "kaskulore" al Museo de la Paz.

Asimismo, el lugar elegido para la rueda de prensa ha sido Astra, un lugar que, a su juicio, es "un ejemplo de lo que debería hacerse con cualquier instalación militar o fábrica de armas: reconvertirse al servicio de la sociedad, de la cultura, la salud o la educación".

Los antimilitaristas han defendido "la desobediencia civil y la acción directa noviolenta como herramientas para la transformación social necesarias para construir una sociedad más justa" y han hecho un llamamiento "a la desobediencia y a que la sociedad se movilice en contra de una cultura del miedo y de la guerra".

Según han denunciado, "en una coyuntura en la que se ha recortado cerca del 14 por ciento en los presupuestos para Sanidad y servicios sociales, más del 20 por ciento en educación y cultura y las mujeres maltratadas están quedando completamente desamparadas, el Ministerio de Defensa mantiene sus partidas, se esconden partidas para inversiones en I+D militar a través de ministerios como el de industria, y los compromisos adquiridos para grandes operaciones de armamento han alcanzado cotas superiores a los 30 millones de euros".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.