Dimite el presidente balear tras ser imputado
El presidente del Parlament balear, Pere Rotger (PP), a su salida del parlamento balear tras dimitir al confirmarse su imputación en el 'caso Over', en el que se investiga una presunta trama de corrupción. EFE

El presidente del Parlament balear, Pere Rotger (PP), ha dimitido este martes tras confirmarse su imputación en el 'caso Over', en el que se investiga una presunta trama de corrupción en torno a una empresa de publicidad en la legislatura 2003-2007.

El juez José Castro, instructor del caso, había denegado este mismo martes por la mañana la retirada de la imputación de Rotger, quien ha anunciado que deja la presidencia del Parlament y ha puesto su cargo de diputado a disposición del PP.

Tiene "la conciencia tranquila" y ha asegurado que "sin lugar a dudas" se siente traicionado Rotger ha asegurado que tiene "la conciencia tranquila" y que "sin lugar a dudas" se siente traicionado por el exalcalde de Inca, Rafael Torres, que le señaló como responsable de la contratación presuntamente amañadas de unas encuestas  sobre la calidad de vida en el municipio mallorquín.  

En declaraciones en los pasillos de la cámara balear, Rotger —con lágrimas en los ojos— ha dicho que confiaba "en la desimputación" porque sabe que "va acabar así" pero no se ha pronunciado sobre si Torres miente o no porque "no es el momento" ya que presenta su renuncia al cargo (que se formalizará este miércoles ya que está cerrado el registro) por el "buen nombre" de la institución y de su partido.

Rotger ha asegurado que "es un día muy triste" y ha incidido en que se va con la "conciencia tranquila" ya que "una cosa es el tema personal" y "otra la institución y la formación política" por lo que ha dicho que ha sido "un honor ser presidente del Parlamento dos veces" y que su actuación es "una forma de dar ejemplo a la sociedad".

Así, ha aseverado que poner a disposición del partido su acta de diputado supone dar "un paso atrás" que "es lo mejor" que podía hacer "por el PP y por el Parlament" pero ha añadido que le gustaría continuar como parlamentario.

Le puede pasar a cualquieraEn este sentido, ha incidido en que no se ha sentido presionado ni por Madrid ni por el presidente del ejecutivo balear, José Ramón Bauzá, de quien ha dicho que está "apesadumbrado" porque sabe que "le puede pasar a cualquiera" por lo que le ha dicho que "le aprecia mucho".

Por esto ha asegurado que "no hay nada detrás de la imputación", ya que "es un trabajo que se hizo" y ha lamentado que le ha tocado "apechugar con un tema" que está seguro que "va a quedar en nada".

Un gesto que le honra, según el presidente de Baleares

El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, ha dicho este martes que la dimisión de Pere Rotger evidencia el compromiso del veterano político y del PP de las islas por la transparencia, y ha manifestado su confianza en que su imputación en el 'caso Over' "se solucione".

Minutos después de conocerse la noticia, el mandatario balear y presidente del PP balear ha declarado a los periodistas en la misma Cámara legislativa que el gesto de dejar su cargo le honra porque prevalece el compromiso institucional con el Parlament autonómico por encima del interés personal y de partido.

Bauzá también ha alabado el hecho de que Rotger haya puesto su cargo de diputado a disposición del partido, por lo que la dirección del PP balear decidirá próximamente si debe continuar como representante público o abandonar su acta, tal y como recoge el código ético de los populares de Baleares. La decisión de Roger de dejar la presidencia del Parlament, ha dicho Bauzá, ha sido "totalmente" suya.

El 'caso Over'

Rotger prestó declaración judicial como imputado el 18 de noviembre por la causa en la que el juez Castro investiga la presunta financiación irregular del PP balear entre 2003 y 2007, cuando era presidido por Jaume Matas.

La fiscalía sospecha que el contrato se amañó y la factura fue inflada en unos 2.000 euros El exalcalde de Inca fue interrogado por un contrato concedido a la empresa Over Marketing para la realización de un estudio sobre hábitos de vida en el municipio, por el que el Ayuntamiento pagó 20.000 euros en 2008. La fiscalía sospecha que el contrato se amañó y la factura fue inflada en unos 2.000 euros para incluir en ella un curso de portavocía que la empresa dio al actual alcalde, Rafael Torres.

Esta martes, mientras en el salón de plenos del Parlament se celebraba la habitual sesión semanal, los portavoces de la oposición habían pedido el cese del presidente y habían criticado al Govern por instar a la Abogacía del la comunidad, personada como acusación particular, a sumarse a la petición de desimputación de su defensa.

Rotger, que ha comparecido ante los periodistas visiblemente emocionado, ha sido despedido con muestras de afecto y solidaridad por muchos de los diputados del grupo parlamentario popular.