Las críticas de los médicos, el manifiesto de los rectores de las universidades por la "asfixia" a la que se ven sometidas estas instituciones o las protestas de la judicatura son, para los grupos de la oposición, un reflejo del descontento social que va camino de ser casi "insoportable", en palabras del socialista Abel Losada.

Así, PSdeG, Alternativa Galega de Esquerda (AGE) y BNG piden un cambio en las políticas que ejercen los populares, ya que, como advierte la coalición por boca de Xosé Manuel Beiras, el proceso de "rebelión cívica" va "camino de una revolución cívica que deslegitimará el poder político". "Es muy grave, pero es lo que quieren", ha alertado en referencia a los poderes políticos.

A estas palabras respondió, en su rueda de prensa posterior a la Xunta de Portavoces, el popular Pedro Puy, quien tras defender que los ajustes en Galicia son menores que en el resto de las comunidades y mostrarse seguro de que en las cuentas se tratará de minimizar el impacto, ha dicho "no concebir" la política democrática como "una cuestión de rebeliones" y "sí como de la voluntad popular".

En este sentido, el parlamentario del grupo mayoritario ha asegurado que quienes ocupan puestos de gobierno en las instituciones son "sensibles" a las demandas de los ciudadanos, y ha remarcado que "hay muchos ensayos que demuestran que este tipo de situaciones de crisis, se solventan mejor con el sistema democrático".

Entre otras cosas, ha añadido, "porque los sistemas democráticos son mucho más sensibles a las demandas de los ciudadanos que cualquier otro tipo de sistema que se basa siempre en la represión". Por este motivo, ha confiado en que la crisis económica sea superada "gracias al buen rendimiento de las instituciones democráticas", y no como consecuencia "de una supuesta rebelión cívica".

Frente a estos argumentos, Beiras ha abundado en que "los sectores de la ciudadanía", que se sienten "agredidos" por los poderes públicos, empiezan "a ejercer directamente sus derechos, mediante enfrentamientos con el poder"; y ha remarcado que es "muy significativo" que todos los sectores se estén movilizando, lo que está provocando que "reaccionen en legítima defensa".

Situación "casi insoportable"

Para el portavoz socialista, la situación es "casi insoportable", de manera que ha advertido que la política que practica el PPdeG es "absolutamente equivocada" al centrarse en la "obsesión por la solvencia", con consecuencias como la "destrucción del empleo.

Así, se ha fijado en recortes en sanidad, educación o en innovación, para criticar que "la derecha aprovecha la crisis para la privatización" en lugar de para cambiar el modelo de crecimiento económico.

"No podemos competir con métodos de Indonesia o China", ha ilustrado Abel Losada en referencia a bajar salarios, ante lo cual también ha avisado del "empobrecimiento" progresivo de la sociedad.

Un ejemplo similar empleó el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, quien apunta a imperios económicos como el de las tecnologías —Google, Apple— para poner encima de la mesa si sería posible hacerlo con gente en condiciones precarias.

Jorquera se ha congratulado del "consenso social" para rechazar estas políticas de recortes y considera que el PP "defería escuchar estas voces", además de someter a consulta popular vía referendo los recortes.

En contraposición, Pedro Puy ha reivindicado que la actuación del Gobierno de Feijóo ha permitido que la situación de ajustes en Galicia "no sea tan intensa" y que, incluso, "no afecte al crecimiento".

"Me ratifico en que en Galicia estamos haciendo todo lo posible para que el impacto sea el menor posible", ha remarcado, antes de recordar que la situación es la "que es" y que los ajustes los están haciendo todas las administraciones.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.